-

-

Donald Trump presionó a un funcionario de Georgia para ganar las elecciones en Estados Unidos

05 de enero de 2021

El presidente saliente de los Estados Unidos, Donald Trump, le dijo a un funcionario que necesitaba "encontrar 11.780 votos" para ganar en Georgia.

Las elecciones en Estados Unidos dieron como ganadora a la fórmula demócrata de Joe Biden y Kamala Harris, pero en la Oficina Oval Donald Trump todavía rumia la bronca. Tanto es así que el mandatario saliente habría presionado por teléfono a un funcionario de Georgia para que le ayude a "encontrar 11.780 votos" que le den la victoria en ese estado.

Biden y Harris ganaron en el estado sureño el 3 de noviembre pasado, pero en enero salió a la luz una grabación en la que se puede escuchar cuando Donald Trump y sus funcionarios presionaron a Brad Raffensperger, secretario de Estado de Georgia, para que diera vuelta el resultado.

"Todo lo que quiero hacer es esto: sólo quiero encontrar 11.780 votos, que son uno más que los que tenemos, porque ganamos en ese estado", expresó Trump en un momento de la conversación, que duró alrededor de una hora y fue publicada por la Georgia Public Broadcasting, según la Radio Pública Nacional (NPR) de Estados Unidos.

Dos meses después de las elecciones en Estados Unidos y apenas unos días antes de las elecciones legislativas en Georgia que definirán qué partido será la mayoría en el Senado, Trump mantuvo la charla apuntalado por sus funcionarios, entre ellos el jefe de Gabinete, Mark Meadows, quien le dijo a Raffensperger que "en el espíritu de la cooperación y el acuerdo" esperaban poder retrotraer la victoria ya certificada de Joe Biden y Kamala Harris.

"No creemos que tengan uno", sentenció el republicano Raffenberger sobre el espíritu de cooperación de Trump y compañía.

El secretario de Estado de Georgia también aseguró en otro momento de la conversación: "Bueno, señor Presidente, el desafío que tienen es que la data que tienen está mal. Nosotros tenemos que defender nuestro números, y creemos que están bien", en referencia a los casi 12.000 votos de diferencia que los demócratas sacaron en ese estado sureño.

Ninguna de las respuestas de los republicanos de Georgia dejó satisfechos a los instalados en Washington DC, con Trump más determinado que nunca: "Dar vuelta (la elección en) el estado es un gran testimonio para nuestro país. Es un testimonio de que se puede aceptar un error. Mucha gente cree que esto no fue una equivocación sino que fue algo criminal. Pero es un problema grande en Georgia, y no es uno que vaya a irse", sentenció.

Por desgracia para el mandatario saliente el secretario de Estado de Georgia no lo ayudó a "encontrar 11.780 votos" a pesar de sus reclamos sobre la supuesta destrucción de un gran número de boletas republicanas en ese distrito.