Volvieron a funcionar las aspas de la Confitería Del Molino

07 de enero de 2021

Ya sin los 1.800 metros cuadrados de andamios que cubrían su fachada, el edificio está casi en el mismo nivel de esplendor que cuando fue inaugurado, en 1916.

La Confitería Del Molino, ubicada en Avenida Rivadavia y Callao, está cada vez más cerca de recuperar el esplendor, ya sin los 1.800 metros cuadrados de andamios que cubrían su fachada y con las aspas de su cúpula de nuevo en funcionamiento. Con más de 100 restauradores abocados a la tarea, el edificio ya exhibe algunas de sus "perlas" arquitectónicas, que datan de 1916.

"El que nació en la época moderna, nunca los había visto en su estado original. Nosotros creemos que los vitrales no llegaron así a 1960 porque de ese año en adelante no tenemos registro de los paños completos. Y las aspas igual", aseguró a Télam Ricardo Angelucci, secretario administrativo de la Comisión Bicameral Administradora del Edificio del Molino.

Angelucci informó que "las aspas son las originales y el motor también", pero que para ponerlo en funcionamiento de nuevo "hubo que hacer piezas con torneado, porque no existen más".

Las aspas que le dan su nombre a la Confitería Del Molino pueden iluminarse, pero no se guardaron registros oficiales de su funcionamiento. En vez los restauradores tuvieron que recurrir a un episodio del noticiero para cine "Sucesos Argentinos" porque "no sabíamos de qué color era", como apuntó Angelucci.

el molino 2.jpg
Un detalle de la cúpula de la Confitería Del Molino

Un detalle de la cúpula de la Confitería Del Molino

El Secretario administrativo convino que el tono rojizo de las luces exhibidas en ese corto "puede ser una evocación al Moulin Rouge" de París, o una evocación a "la época de fiestas", así que el tema sigue en investigación.

Cuando el edificio Del Molino estaba en su época de esplendor las aspas "funcionaban intermitentemente los fines de semana y algunas días particulares, como las fiestas", explicó Angelucci, y eso en parte se respetará ahora.

"Las estamos prendiendo algunas horas a la noche desde el fin de semana de Navidad, que hicimos la prueba final. Ese día, la gente paraba para verlo y sacaba fotos, algunos lloraban", contó.

La recuperación de los vitrales también fue un trabajo minucioso porque "a partir de pedacitos de vitrales, de las fotos que nos acercó gente y el trabajo de una diseñadora que expandió lo que veía, se rearmó el dibujo en tamaño natural y luego un equipo de vitralistas lo reconstruyó vidrio por vidrio", relató Angelucci.

el molino 3.jpg
La cúpula de la Confitería Del Molino, totalmente renovada

La cúpula de la Confitería Del Molino, totalmente renovada

El edificio, una obra del arquitecto italiano Francisco Gianotti, fue expropiado en 2014 y transferido al Congreso de la Nación por una ley votada en ese órgano legislativo. Entonces se conformó la Comisión Bicameral de la que forma parte Angelucci, y hace dos años que las obras avanzan a todo lo que da.

"Si todo funcionara bien, en el transcurso del 2021 en que el edificio cumple 105 años, tendríamos que poder avanzar en la concesión, pero la apertura ya dependerá del inversor privado", señaló Angelucci, quien también reconoció que "es muy difícil hablar de tiempos de apertura, porque es difícil encarar una inversión de esta magnitud en la pandemia y cuando los bares ya habilitados estuvieron cerrados o al borde de cerrar".

Temas