-

-

Para la Justicia, el marido de Carolina Píparo evidenció "desprecio por la vida ajena"

09 de enero de 2021

La jueza que ordenó la detención de Juan Ignacio Buzali consideró en su fallo que el acusado tuvo "intención de ocultar su participación" en el hecho.

La jueza de Garantías platense Marcela Garmendia, que ordenó este viernes el arresto del marido de la legisladora bonaerense Carolina Píparo -Juan Ignacio Buzali-, valoró para tomar la decisión el "desprecio por la vida ajena", la persecución a "alta velocidad" de los motociclistas a los que embistió, la "falta de asistencia" a los heridos y "la intención de ocultar su participación en el suceso".

En el fallo en el que dispuso el arresto, detalló los diversos elementos que tuvo en cuenta para avalar el pedido de arresto de Burzali, formulado por la fiscal de la causa, María Eugenia Di Lorenzo.

"Tanto los testigos oculares del hecho como también la prueba pericial agregada, demuestran el desprecio de la vida ajena y la representación del resultado muerte, en la conducta asumida antes, durante y después del hecho, por el conductor del Fiat 500L", consideró la magistrada, tras revisar los testimonios, los videos y las pericias planimétricas incorporados a la causa.

Garmendia destacó que el marido de Píparo persiguió "a gran velocidad y por varios metros a las víctimas" cuando se desplazaban en moto "por delante" de su auto y que "en franca desprotección frente al mismo y cuando los tuvo a su alcance, pudiendo realizar otra maniobra, embistió sorpresivamente con la parte delantera de su auto y más precisamente en su sector medio, la zona trasera del motovehículo colisionado" en el que iban los jóvenes Luis Levalle, de 23 años, y un adolescente de 17, que sufrieron heridas.

"Lejos de detenerse, llamar a la policía y preocuparse por los jóvenes a los que atropelló, huyó del lugar a gran velocidad, arrastrando consigo la moto antes embestida, no mostrando interés respecto a si alguno de los sujetos pudiera haber quedado atrapado debajo del vehículo, demostrando con ello un total desprecio por el resultado de su accionar, quedando ello de manifiesto, no solo con la falta de asistencia a los sujetos que arrollara, sino también por haberse dado a la fuga del lugar, todo ello con la intención de ocultar su participación en el suceso", agregó la jueza.

Para Garmendia, Buzali pudo "haber optado por dejar ir a los motociclistas que estaban en movimiento que siguieran su camino o en su defecto girar en alguna intersección, pero lejos de ello decidió seguirlos y sin importar las consecuencias".

"Así el conductor no puede basar su accionar en un supuesto riesgo de vida, toda vez que en ningún momento las motos rodearon al vehículo, sino que de acuerdo al cúmulo de pruebas reunidas, éstos siempre estuvieron delante del mismo, con posibilidad, reitero, de realizar otra maniobra como ser pasar entre las motos o en su caso retroceder", remarcó.

La magistrada valoró los dichos de testigos que refirieron que la moto embestida quedó "enganchada debajo del sector delantero del automóvil" de Buzali, aunque "sin importar dicha circunstancia, su conductor emprendió la fuga del lugar arrastrando el rodado menor mientas éste desprendía chispas por el roce con el asfalto - particularidad que no podía pasar inadvertida por los ocupantes del automóvil- por una distancia aproximada de trescientos metros".

Además, en el escrito detalló que "durante dicho trayecto, a su vez, golpeó a dos vehículos que se encontraban estacionados, hasta llegar a la arteria 22 entre 37 y 38, donde se desprendió del motovehículo", tras lo cual "continuó su huida del lugar de los hechos hasta arribar a las calles 12 entre 53 y 54 de esta ciudad".

Temas