14 de enero de 2021

Un estudio realizado en pacientes de 18 hospitales de Europa demostró que quienes tuvieron hiposmia o anosmia tardaron varios meses en recuperar el olfato.

Un estudio publicado esta semana en el sitio Journal of Internal Medicine tiene como conclusión que la pérdida de olfato está más presente en los casos leves de Covid-19 mientras que las personas que sufrieron cuadros fuertes de la enfermedad exhibieron otro tipo de síntomas.

Los investigadores analizaron 2.581 pacientes de al menos 18 hospitales de Europa entre el 22 de marzo y el 3 de junio de 2020, cuando el continente enfrentaba el pico de contagios de la primera ola de la pandemia, antes de la aparición de una mutación del coronavirus.

La prevalencia de la pérdida de olfato como síntoma de Covid-19 fue significativamente más alta en casos leves (un 85,9% de pacientes) en comparación a los moderados a graves (en los que hubo entre un 4,5% y 6,9% de personas con esa experiencia).

De los 1916 pacientes con pérdida del olfato hubo 1363 que completaron las evaluaciones: un 24,1% de los participantes del estudio no había recuperado el sentido del olfato dos meses después de ser diagnosticados con la enfermedad del coronavirus.

También se descubrió que la duración media del síntoma fue de entre 21 y 17 días, y que la hiposmia (reducción del olfato) y la anosmia (pérdida total de ese sentido) estuvieron presentes en el 54,7% de los casos leves de Covid-19, y un 36,6% en los moderados.

Como conclusión el equipo determinó que la pérdida del olfato prevalece más en casos leves de coronavirus que en los moderados a críticos.

En el 95% de los casos los pacientes recuperaron la capacidad de percibir olores con respecto a las evaluaciones olfativas realizadas a los seis meses de la aparición del síntoma.

Pero del 5% afectado después de seis meses, un 15,3% seguía con anosmia y un 4,7% todavía presentaba hiposmia.

Temas