15 de enero de 2021

República Dominicana es el primer país de Latinoamérica en sumarse a esta nueva modalidad de vuelos para compensar la reducción de viajes.

En medio de la pandemia el año pasado, aerolíneas en todo el mundo empezaron a replicar una nueva práctica: vuelos a ninguna parte. Compañías aéreas optaron por realizar viajes nacionales que no se ven afectados por los cierres de fronteras y así generar ingresos en el marco de las restricciones de sus operaciones por la crisis del coronavirus.

Ahora esa modalidad llegó a Latinoamérica: República Dominicana se convertirá en el primer país de la región en ofrecer los servicios de “flight to nowhere” o viaje sin destino.

Básicamente se trata de sobrevolar por una hora el territorio nacional, pero bajo las mismas condiciones de un vuelo comercial internacional, accesible para todos sin necesidad de pasaporte ni visa y atendiendo a los protocolos de salud actuales.

Los vuelos se realizarán en un avión Airbus 321, con capacidad de 220 pasajeros, el cual incluirá salida y llegada por un área exclusiva del Aeropuerto Internacional de Las Américas (AILA).

Los viajes sin destino, se han venido realizando desde el pasado año por algunas aerolíneas de Asia, dirigido a un blanco de público que fuera de ser viajeros frecuentes buscan un momento de ocio, en medio de la situación crítica que ha traído como consecuencia la pandemia de la Covid-19. Entre los países que llevan algunos meses realizando este tipo de ofertas, se encuentra Japón, Taiwán, Brunéi y Australia.

La compañía australiana Qantas replicó estos viajes y anunció que retomará sus vuelos de 12 horas a la Antártida. En este trayecto esperan que los pasajeros puedan apreciar las vistas de los glaciares sin salir del avión. En la pagina web aclaran que, teniendo en cuenta la altitud, no se podrá apreciar bien la fauna pero que todos podrán acercarse a las ventanas y observar el paisaje. Para esta excursión los precios varían desde 800 USD para la clase económica y superando los 5000 USD en business.

Aunque los vuelos a este destino son neutros en carbono, la organización Climate Rally se mostraron en disonancia con la nueva normalidad. “Los trabajadores del sector de la aviación necesitan nuestro apoyo en estos momentos tan difíciles” comunicaron, “pero se trata de una medida temporal que distraer de los valores y políticas necesarias para acabar con la crisis climática”

Temas