24 de enero de 2021

Luego de ir a la misa de domingo, el flamante presidente de Estados Unidos llevó su comitiva a un local propiedad de una joven cocinera cordobesa.

Durante su primer domingo como presidente de los Estados Unidos, Joe Biden fue a misa con toda su familia, como hizo siempre, pero esta vez en un barrio cercano a la Casa Blanca. Pero al salir hizo unas cuadras con su comitiva, donde compró el almuerzo en el restaurante de una argentina.

Cerca del mediodía, Joe Biden asistió a misa en la iglesia católica Holy Trinity, en el barrio de Georgetown, al que solía ir mientras fue vicepresidente de Barack Obama. Tras 35 minutos, su comitiva arribó unos 19 minutos más tarde a la Casa Blanca, lapso demasiado largo para el breve recorrido.

Embed

Sucedió que el presidente de Estados Unidos dispuso que la caravana se detuviese durante la vuelta para que su hijo Hunter pudiera bajarse a comprar un típico “bagel” (un pan esponjoso especial con forma de anillo que suele rellenarse de diversos elementos) en Call your Mother, un local rosa y verde en la esquina de la calle O y 35.

De acuerdo con lo que indicó Paula Lugones en Clarín, la propietaria del local gastronómico es la cordobesa Daniela Moreira Camia, chef profesional, que convirtió a sus “bagels” en una comida icónica de Washington. Allí ya abrió cuatro locales y está por inaugurar el quinto. Además, durante 2021 ella fue distinguida como una de las treinta mejores emprendedoras menores de 30 años de los Estados Unidos.

El hijo de Joe Biden descendió el vehículo y permaneció varios minutos registrando el pedido para llevar. Mientras tanto, sus hijas Finnegan y Maisy permanecieron en el auto con su abuelo y agentes del Servicio Secreto.

Mientras le preparaban el pedido, se generó una reunión de docenas de vecinos que caminaban por el barrio tradicional de Washington y se sorprendieron al ver la comitiva.

De acuerdo con Clarín, la dueña del local se había retirado 10 minutos antes, pero un vecino le mandó una foto con todo el movimiento de seguridad en la esquina y le dijo: “Creo que hay algo importante”. Aunque no sabía de qué se trataba. “Yo no me podía comunicar y al rato la manager me llama y me dice: no es broma, estuvo el presidente”, dijo Moreira.

La mujer contó que Biden se compró un bagel de sésamo con queso crema y otros de los más clásicos. “La verdad, estoy en shock”, aseveró y agregó: “Mi teléfono no paró de sonar después de la visita”.

La cordobesa dice que por la repercusión estiman mayores ventas en estos días: “Esperamos que vuelva de nuevo. Nosotros estamos impresionados, recién asumió el miércoles, después de 4 años muy oscuros para Washington DC. Que el primer fin de semana él salga así, que no se esconda, es una alegría. Muestra que es un presidente de la gente, no de esconderse”.

Y expresó un deseo: “Esperamos que vuelva, que vaya a muchos negocios y restaurantes que necesitan un empujón después de todo lo que está pasando”.

Temas