Entre Ríos

-

Bomberos

Estuvo en el momento justo y salvó a una beba de morir ahogada: "Me regaló una sonrisa"

27 de enero de 2021

El bombero voluntario Mauricio Bugía estaba de pasada por el lugar donde una madre desesperada pedía ayuda para su nena de 7 meses. "Es la primera vez que pongo en práctica lo que he aprendido", confesó.

Mauricio Bugía es un bombero voluntario que le salvó la vida a una beba de 7 meses que se estaba ahogando. “Se reincorporó bien la bebé y me regaló una sonrisa. Fue lo más lindo que me pudo pasar”, declaró pasado el susto.

Este martes por la tarde, en Ruta Nacional Nº12, la pequeña se atoró con el precinto de un paquete de galletitas y su mamá pidió auxilio. Bugía estaba en un taller mecánico cerca del lugar y acudió para practicar acciones de primeros auxilios hasta que hizo que expulse el objeto.

“Yo soy mecánico y ayer a la tarde, estaba en el lugar, porque había ido a devolver una herramienta que había pedido prestada, cuando sucedió lo de la bebita", relató el hombre a Elonce TV y contó: "Me estaba despidiendo y veo en la ruta, una mujer desesperada, a los gritos, pidiendo socorro”, explicó.

"Estaba en el momento justo y en el lugar indicado. Fue rapidísimo”, evaluó y contó que “en el lugar había otra gente, pero por ahí no sabían qué hacer, igual que la mamá de la nenita, estaba shoqueada”.

Luego agregó: “La bebé no respiraba y entonces, me presenté y le pedí la bebita para empezarle a hacer los masajes de reanimación, hasta que la nena larga lo que tenía en la gargantita y le estaba obstruyendo la respiración”.

“Seguí haciendo las maniobras hasta que la bebé lloró", reveló Bugía y explicó: "La reincorporé y esperé que respirara por si sola. Después se la entregué a la mamá y le dije que la dejara respirar, porque lo primero que hizo fue abrazarla”. Entonces subrayó: “No pregunté nombre ni nada, y me fui. Lo único que me acuerdo, es que la bebé tenía unos ojos preciosos, la bebé me regaló una sonrisa y me fui”.

“En ese momento, hice lo que tenía que hacer y después cuando llegué al taller, me aflojaron los nervios y tenía temblores en el cuerpo. Pero en el momento, se hizo lo que había que hacer y tuvo un final feliz”, confesó y aseveró: "Es la primera vez que pongo en práctica lo que he aprendido”.

Temas