Por: Vanesa Petrillo
05 de febrero de 2021

Se trata de una denuncia por mal desempeño de sus funciones contra el juez Eduardo Riggi por demorar la investigación sobre intercambios de llamados entre Mauricio Macri e integrantes de su gobierno acusados de integrar una asociación ilícita

El pedido para que se inicie el proceso de remoción fue efectuado por el abogado Carlos Beraldi ante el Consejo de la Magistratura contra el juez de la Cámara Federal de Casación Eduardo Riggi en una causa en la que se investiga una mesa judicial y la realización de actos de hostilidad hacia el Grupo Indalo.

En las últimas horas de 2020, el camarista Riggi habría llevado a paralizar la investigación sobre los intercambios de llamados del ex presidente Mauricio Macri y varios integrantes de su gobierno acusados de integrar una asociación delictiva, que en su momento fueron ordenados por la jueza María Servini.

Es que el máximo tribunal penal admitió un recurso de la defensa del exmandatario y en una decisión inusual se exigió a la jueza Servini, que le eleve a Casación todas las actuaciones originales, lo que llevó a freezar el caso.

Todo ocurrió tras la entrega de un informe de la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (Dajudeco) con el resultado del entrecruzamiento telefónico entre Macri y quien es considerado su principal operador judicial Fabián “Pepín” Rodriguez Simon, José Torello, ex intgegrantes de la AFIP, entre otras personas. Esos cruces fueron en momentos clave del desarrollo de la causa Oil Combustibles y de lo que fue el encarcelamiento de sus accionistas Cristobal Lòpez y Fabián De Sousa.

Beraldi, en la denuncia ante el Consejo de la Magistratura advirtió que “en pleno progreso de esta causa, por un recurso de la defensa del propio Macri, el juez Riggi interviene en este caso y adopta una decisión que conduce de manera directa e inmediata a que la investigación en contra del ex Presidente y sus presuntos cómplices quede paralizada”.

Pero el letrado va más allá y sostuvo que el juez actúa “contraviniendo todas las reglas procesales vigentes y la práctica que el mismo magistrado adoptara de manera pretérita” al resolver el encarcelamiento de López y De Sousa”, cuando ambos fueron enviados a la cárcel por el caso Oil Combustibles .

Recuerda Beraldi, que el mismo camarista en aquella oportunidad “aplicó un procedimiento exprés que duró catorce días; en el caso de Macri, se aplica un procedimiento mucho más extenso, que legalmente no corresponde y, lo que es más grave, se requiere el expediente físico a la primera instancia, paralizando la investigación”.

“Resulta imprescindible que el Consejo de la Magistratura de la Nación, como órgano constitucionalmente encargado de velar por un correcto y eficaz servicio de administración de justicia, tome inmediata intervención en el caso, proceda a iniciar la correspondiente investigación y, de corresponder, dé comienzo al proceso de enjuiciamiento que establece la Constitución Nacional”, consignó Beraldi en su denuncia.

“Ello, no solo en resguardo de los intereses de las personas que resultan víctimas directas de todas estas arbitrariedades, sino también para dar respuesta al reclamo de que exista en la Argentina una justicia que actúe de manera igualitaria para todas las personas, sin ningún tipo de doble vara y de acuerdo a los principios que informan el Estado de Derecho”, concluyó el letrado.