C5N

-

Abuso sexual

Habló otra víctima del violador de Balvanera: "Tiene una actitud enferma"

06 de febrero de 2021

La joven contó que, al igual que las otras chicas, el acusado la encerró en el local y le insistió que quería salir con ella.

Otra joven brindó un retrato del modus operandi de Irineo Humberto Garzón Martínez (o “Santiago Garzón” , como se hacía llamar en Facebook), el violador de Balvanera.

"Nunca me imaginé que este hombre era así, tiene una actitud enferma", dijo Paola (nombre ficticio para preservar su identidad). La joven dio detalles de aquella falsa entrevista laboral y aseguró que fue contactada en un grupo de "Colombianos en Argentina".

"En el grupo yo entré en septiembre de 2020 y ya había visto las publicaciones de este señor. Decía que necesita una vendedora para su tienda, le comenté la publicación, no me respondí y le escribí por privado para que me diera más información", contó Paola a C5N.

Embed

La joven relató que cuando habló con Garzón Martínez para coordinar una entrevista lo notó que "era un desubicado" pero aceptó ir por necesidad. "Me preguntó que si estaba soltera, la edad y si tenía hijos. Yo le dije que estaba en pareja y me dijo: 'que mal. Bueno, si quierés vení a una entrevista mañana a las 8 de la noche'. Me generó duda porque nunca había ido a una entrevista a esa hora ", relató.

Paola aseguró que llegó al local e inmediatamente notó situaciones que la pusieron incómoda. "Cerró la puerta con llave y se las guardó en el bolsillo. Luego me dijo: 'Yo no estoy buscando una vendedora, estoy buscando una persona que salga conmigo a cenar , que pueda tener una relación amorosa'", narró.

"Yo quedé shockeada y le dije que no, que estaba en pareja",. La joven contó además que, al igual que a las otras víctimas, el acusado le ofreció algo de tomar para drogarla. "M e dijo: 'qué querés tomar: agua, coca'. Pero antes de ofrecerme se fue para la parte de atrás y me insistió que tomara algo y yo le dije que no y que era una falta de respeto que me hiciera perder el tiempo a las personas. Me insistió con que estaba solo y que hace mucho tiempo no estaba en pareja. Le pedí que me abriera la puerta y no me dejaba salir. Me enojé, sentó que estaba jugando conmigo", aseguró.

Paola le pidió varias veces que la dejara salir y finamente se retiró del lugar. "Me dejo ir porque le juré que iba a volver", dijo. Pero con el pasar de los días Garzón Martínez le insistió que volviera al local.

"Me llamaba todos los días a las 11 de la mañana pidiéndome que fuera".

Temas