11 de febrero de 2021

Los aparatos habían sido secuestrados por las autoridades en el lugar en que se produjo el femicidio. Ahora la fiscalía analizará el contenido en busca de más elementos probatorios.

La Fiscalía General del Departamento Judicial Junín informó este jueves que "se efectivizó la apertura de los teléfonos celulares secuestrados en el lugar del hecho, pertenecientes al imputado y la víctima". Se trata de los teléfonos celulares de Úrsula Bahillo, la joven de 18 años asesinada días atrás de al menos 17 puñaladas y de Matías Martínez, el efectivo de la Policía Bonaerense de 25 años y ex pareja de Bahillo detenido como presunto autor del femicidio.

La Fiscalía ahora buscará información en ambos aparatos que permitan reconstruir las últimas horas con vida Úrsula y del presunto femicida, así como información que permitan reconstruir la clase de relación que mantenían. Toda esta información podría convertirse en elementos probatorios para la causa.

La titular del Juzgado de Garantías n° 3, María Laura Durante, dictó además ayer la conversión en detención de la aprehensión de Martínez.

En tanto el fiscal que interviene en la causa Sergio Manuel Terrón, siguió en el día de hoy recabando nuevos testimonios de testigos para sumar al expediente.

Según se supo hoy además, Úrsula había denunciado tres días antes de ser asesinada que Martínez la había amenazado de muerte cuando caminaba por Rojas, por lo que necesitaba un botón antipánico, mientras que una ex pareja del ahora detenido reveló que la víctima se comunicó con ella poco antes del ataque para aportarle evidencia contra el efectivo, denunciado por un abuso sexual en la ciudad de 9 de Julio.

"Pará todo porque voy a hacer cagar a tu mamá, no te metas con mi familia porque andan en la pesada", fue la amenaza que el acusado le realizó a la joven, según ella misma denunció el 5 de febrero último ante la policía local.

Por otro lado, una ex pareja del policía apuntó hoy contra la Justicia al asegurar que no se tomaron medidas en una causa en la que el mismo sospechoso está imputado del abuso sexual de su sobrina y contó que también ella sufrió violencia de género de su parte, ya que se trata de una persona que "siempre tuvo una visión despectiva hacia la mujer".

Temas