12 de febrero de 2021

Los fiscales Azzolin y Heim sostuvieron que decisiones de la magistrada Marrón implican perder la imparcialidad debida a todos los jueces y solicitaron su apartamiento de la causa.

Dos fiscales que investigan la muerte de Facundo Astudillo Castro, el joven que desapareció el 30 de abril pasado y cuyo cadáver fue hallado en un cangrejal de la localidad de Daniel Cerri el 15 de agosto, recusaron a la jueza de la causa.

Los fiscales Horacio Azzolin y Andrés Heim consideran que la jueza Federal 2 de Bahía Blanca, María Gabriela Marrón, perdió la imparcialidad que debe tener para llevar adelante el expediente, y solicitaron que se declare nula la decisión de la magistrada de ordenar de oficio una medida de prueba, ya que los funcionarios judiciales entienden que se trata de una intromisión en las facultades privativas de los fiscales.

Azzolin y Heim, titulares de la Unidad Especializada en Ciberdelincuencia (Ufeci) y de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), respectivamente, habían ordenado en octubre pasado un estudio de mareas sobre el estuario donde fue hallado el cuerpo del joven, en el período comprendió entre el 30 de abril y el 12 de septiembre pasados.

Según informó el Ministerio Público Fiscal (MPF), el martes de la semana pasada el Instituto Argentino de Oceanografía (IADO), el Servicio de Hidrografía Naval (SHN) y el Centro de Recursos Naturales Renovables de la Zona Semiárida (Cerzos) presentaron un informe, el cual presentaba irregularidades formales, según los fiscales, por lo que el viernes pasado encomendaron la realización de uno nuevo.

Ese mismo martes, el IADO presentó otro documento, de características inusuales para los fiscales, ya que se trataba de un trabajo de campo realizado sin autorización de los investigadores ni control de las partes, y a su vez, sostenía una hipótesis y arribaba a conclusiones que no habían sido solicitadas.

A su vez, el miércoles pasado la jueza Marrón ordenó al IADO otro estudio de campo sobre el estuario de Bahía Blanca, al considerar que era complementario de la autopsia que ella había ordenado, al tiempo que señaló que esa solicitud no implicaba reasumir la instrucción del caso.

Ante este requerimiento, Azzolin y Heim consideraron que esa decisión de la magistrada era nula y así lo solicitaron en una presentación, en la que argumentaron que “en el marco de la instrucción delegada le está velado a los jueces adoptar medidas de oficio, ya que las mismas afectan la independencia del Ministerio Público (…) y violan el debido proceso”.

Asimismo, señalaron como equivocada la mención de la jueza de que tal decisión no implicaba reasumir la instrucción del sumario, ya que por el contrario entendieron que cuando un magistrado obra de esa forma, en los hechos está tomando a su cargo la investigación del caso.

Además de la nulidad, los Azzolin y Heim plantearon que la decisión de Marrón de forzar la realización de ese estudio implicaba cristalizar su postura sobre el hecho, es decir, que Astudillo Castro falleció ahogado de forma accidental luego de intentar cruzar a pie el estuario de Bahía Blanca.

A raíz de ello, Azzolin y Heim sostuvieron que esa actitud implica perder la imparcialidad debida a todos los jueces y solicitaron su apartamiento de la causa.