23 de febrero de 2021

El presidente Alberto Fernández cargó además contra la oposición por pretender sacar rédito político de un tema sensible como la vacunación contra el coronavirus.

El presidente Alberto Fernández consideró este martes que son una "payasada" las denuncias penales contra el ex ministro de Salud Ginés González García por las anomalías detectadas en el proceso de vacunación contra el coronavirus Covid-19.

"El hecho era grave como para que un ministro de su talla haya debido dejar su cargo, pero terminemos con la payasada. Que los jueces y fiscales hagan lo que deben hacer, pero no se puede construir delitos graciosamente", dijo el Presidente en una conferencia de prensa en México, en la que agregó: "Tienen muchos delitos para investigar, como el negocio de los peajes de (Mauricio) Macri, y el terrible y lamentable endeudamiento que Argentina vivió que fue un negocio para los amigos del poder".

El mandatario se refirió este martes por primera vez al escándalo de la denominada vacunación VIP y aseguró que "con mi conducta di cuenta de lo que debíamos hacer, el resto es hacer política con la desgracia de la pandemia".

En ese sentido deploró el uso político que le están dando al caso algunos medios de comunicaciones y el macrismo. "Siempre he planteado que el tema de las vacunas es muy sensible y que debemos que tratar con absoluta seriedad para que no se termine politizando" señaló Fernández y aunque reconoció que fue "deplorable" que accedieran a la vacuna algunas personas que no debían también cargó contra el tratamiento mediático que se le está dando al tema y el aprovechamiento político que pretende capitalizar el macrismo.

"Ordené que se diera a conocer el nombre de un grupo de 70 personas que se vacunó. Entre los vacunados en esa lista hay personas que debían vacunarse por cuestiones estratégicas. Estoy yo, está Cristina (Kirchner), está Axel (Kicillof), hay gobernadores oficialistas y de la oposición, hay intendentes oficialistas y de la oposición y nos tuvimos que vacunar porque los medios y un sector de la oposición hicieron una campaña despiadada diciendo que la vacuna no era confiable, por eso nos dimos la vacuna, para generar la confianza" que se intentó minar con esos mensajes.

"Llegaron a decir que la vacuna Sputnik V era veneno y que quería envenenar a los argentinos, ahora me cuestionan porqué no les doy más veneno", disparó.

Reconoció sin embargo que "es un hecho reprochable porque nadie puede avalar que alguien tenga la posibilidad de adelantarse en la vacunación" pero le pidió a los medio que

"sean estrictos a la hora de leer las listas de vacunados porque es razonable vacunar al ministro de Economía".

"Detesto los privilegios, no los ejerzo ni me valgo de ellos, no soporto que eso ocurra y lamento que algunos lo hayan hecho" concluyó.

Temas