El caso Cutini, "Mundo Animal" y una sentencia postergada

13 de noviembre de 2007

El 8 de octubre de 1988, Miguel Hernán Bello, entonces un chiquito de 7 años y escasos recursos económicos, fue llevado al zoológico “Mundo Animal” de Cutini, que funcionaba hacía un año en un predio de Ezeiza de la Secretaría de Deportes y Promoción Social, dependiente del Ministerio de Salud.

Ese lugar había sido dado en concesión a Jorge Cutini, un personaje por entonces mediático, que aparecía en programas de tevé alimentando animales salvajes con la mano y se jactaba de que en su zoológico no estaban encerrados sino en un hábitat más amplio que las jaulas tradicionales.

Bello había llegado ese día con un contingente de 56 chicos conducido por Silvana Mariel Montera, entonces empleada del Programa Alimentario Nacional (PAN), también dependiente de la cartera de Salud y Acción Social.

En un momento dado, el nene se acercó a la jaula de los osos e introdujo su brazo izquierdo por entre el alambre para darles de comer un sandwich, al igual que había visto hacer a Cutini en la televisión.

El primer animal lo olió y siguió de largo, pero el otro, repentinamente, mordió el sandwich con la mano y comenzó a tirar hasta que le arrancó el brazo y una parte del antebrazo.

Recién 19 años después –y por un fallo que finalmente confirmó la Corte Suprema- Hernán Bello, hoy casado y con una hija, fue resarcido por ese accidente que lo dejó en una condición desfavorable de por vida. Durante todo ese tiempo, la familia del joven tuvo que batallar sola esa situación.

Pese a que el Estado dilató la sentencia porque apeló en cada ocasión, la Justicia entendió que era en gran parte responsable por omisión de lo que le había pasado al pequeño. 


 


Consideró que había concedido el terreno a un zoológico que no estaba habilitado y que no contaba con correctas medidas de seguridad: el alambre era insuficiente como medida precautoria y tampoco habían carteles de advertencia.

Además, el personal de seguridad no era idóneo para el cuidado de los chicos y evitar que se acercaran a la jaula de los osos. En los testimonios, los supuestos cuidadores habían dicho que cuando ocurrió el accidente estaban en otro sector.

Y agregó que Montera, la empleada del PAN que llevó a los chicos a la excursión, también era responsable porque el programa para el que participaba no la facultaba a realizar esa salida y había cometido un exceso en sus atribuciones como funcionaria del Estado.

A poco del accidente, la familia de Bello inició contra Cutini una causa penal que finalmente prescribió. 


 


Sin embargo, también fue condenado a pagar la indemnización. Pero el abogado de la familia Bello, Eduardo Nóbile, comentó que Cutini no tiene bienes declarados para cobrarla. Actualmente donde funcionaba el zoológico "Mundo Animal" hay un circuito de Mountain Bike.