¿Qué fue de la vida del dirigente radical Horacio Massaccesi?

30 de abril de 2008

Horacio Massaccesi fue uno de los dirigentes de la Unión Cívica Radical que participó en lo que para muchos fue el inicio de la caída electoral de la UCR como tal. El tercer puesto en las presidenciales que le otorgaron la reelección a Carlos Menem también significó su salida de la primera plana política. minutouno.com intenta desandar los pasos del ex gobernador de Río Negro.

Militante radical desde 1974, comenzó su carrera como diputado provincia con la apertura democrática, en 1983. Hacia 1985 ganó una banca otra vez como diputado pero en esta oportunidad en la Nación, y finalmente en 1987 es elegido gobernador de la provincia de Río Negro. Su victoria fue una de las pocas cosas que le quedó a la UCR después de la salida de Alfonsín.

Reelecto en 1991, Massaccesi se enemista con otros miembros de su partido por plantear la necesidad de una relación con el entonces recién asumido Carlos Menem. Eran épocas del Pacto de Olivos, aquél que permitiera la reelección y la reforma de la Constitución. Massaccesi no adhiere en principio, aunque finalmente acepta.

Hacia fines de 1994, y con Menem liderando las encuestas para las elecciones presidenciales del año siguiente, la interna radical elige a Massaccesi por sobre Federico Storani con el 65% de los votos.

Sin embargo, en las elecciones la dupla Massaccesi – Hernández consiguió 17% de los votos, es decir, menos de 3 millones de sufragios. Esto impulsó al Frepaso, segundo en dichos comicios.

Massaccesi dejó su puesto de gobernador y pasó al Senado Nacional hasta 2001, luego de lo cuál no volvió a surgir a la contienda electoral. Escribió un libro y está trabajando en otro, y declaró hace poco al portal Bolsón Web que “algunas cuestiones que tienen que ver con la abogacía (su profesión) y algunas gestiones que hago en Buenos Aires aprovechando la posibilidad de abrir puertas y trabajar en el campo privado con empresas, me tienen totalmente activo”.

Su último amague político lo tuvo en 2003, apoyando a Adolfo Rodríguez Saa. Sin embargo, poco se ve del candidato a presidente que estuvo allí cuando la UCR empezó a olvidar su tradición de partido fuerte.