CFK anunció que Gendarmería dejará de intervenir en conflictos provinciales

Política

Lo anunció la Presidente. Responsabilizó a "grupos inorgánicos" por las protestas en Cerro Dragón y por crear "un evento para escandalizar y desestabilizar al Gobierno y las instituciones". Decretó duelo nacional por la muerte de gendarmes.

La presidente Cristina Fernández de Kirchner anunció este martes que la Gendarmería Nacional dejará de operar en conflictos provinciales, luego de la muerte de once miembros de esa fuerza que habían sido enviados a Chubut para solucionar un conflicto sindical en un yacimiento.

En ese sentido, la mandataria decretó duelo nacional y dijo que el accidente en el que fallecieron los siete gendarmes "es una desgracia que enluta a todos los argentinos".

"Era la policía de la provincia y no la Gendarmería Nacional la que tenía que estar allí", remarcó la jefe de Estado.

Por cadena nacional, la mandataria advirtió que los jueces deberán procesarla a ella por la decisión que tomó, en lugar de los gendarmes.

"Los jueces saben que las fuerzas federales están para custodiar los bienes federales y cada provincia debe encargarse de los conflictos locales", señaló la jefe de Estado y agregó: "Van a tener que procesarme a mí porque no voy a  permitir más que ningún gendarme" encabece esos operativos.

En ese sentido, dispuso que para la marcha convocada por el líder de la CGT, Hugo Moyano, a Plaza de Mayo, no habrá personal de seguridad en los lugares donde se concentre la marcha, sólo custodiarán la Casa de Gobierno.

"No es justo que los trabajadores –porque la policía y Gendarmería son trabajadores- tengan que ser insultados, escupidos o empujados como lo hemos visto", dijo la Presidente en referencia a los disturbios ocurridos en el yacimiento Cerro Dragón y entre los agentes que estuvieron presentes en el bloqueo camionero de la refinería de Dock Sud.

Sobre el conflicto en el sur, la jefe de Estado precisó que "distrajimos más de 600 gendarmes de sus tareas para trasladarlos a un lugar donde había destrozos y donde no había ningún tipo de interés sindical, sino un entrelazamiento de intereses sindicales, políticos y de bandas".

"Lo que me explicó el secretario de Seguridad Sergio Berni fue que los manifestantes buscaban que entrara a sangre y fuego la gendarmería y producir un evento que desestabilizara al Gobierno y a las instituciones", dijo .

Agregó: "Querían un muerto, bueno, ahora tienen 7 –en referencia al accidente en la ruta 3-".

Sobre el choque, contó que los Gendarmes estaban siendo trasladados a Mendoza para hacerse cargo de la seguridad de la cumbre del Mercosur.

"Hoy tenemos que lamentar la muerte de servidores públicos, muchos de los cuales no ganan ni la tercera o cuarta parte de los que ocupan los yacimientos con actos de vandalismo", agregó.

Cristina responsabilizó a un "grupo inorgánico de la UOCRA" por la violenta toma del yacimiento Cerro Dragón en Chubut y acotó: "Creen que dividiendo al movimiento obrero se obtienen mejores cosas".

"Tuve que venir al país (del encuentro del Grupo Río) porque se había tomado un yacimiento en Chubut, el más importante. Nos requirieron la presencia de la Gendarmería por parte de una jueza que habló con la ministra de Seguridad y allí fueron los gendarmes, a prestar el servicio de seguridad que debió prestar la policía provincial, porque el yacimiento es de la provincia", dijo. "Si estaban buscando un muerto, lo han encontrado en este accidente", lamentó Cristina.

"Hay actitudes que cuesta creer desde la lógica política y gremial", refirió Cristina, quien subrayó que "creen que dividiendo al movimiento obrero se obtienen cosas".

"El mundo está al borde del Titanic. Este bote en el que está la Argentina y que está aguantando la
tormenta lo construimos nosotros. Y los principales beneficiarios están tratando de pincharlo con la lógica del escorpión", cuestionó la mandataria.

"No lo entiendo, salvo que haya algo más que cuestiones gremiales y políticas. Lo único que me queda suponer es que no hay brujas, pero que las hay, las hay", continuó.

Obras de infraestructura y medidas anticrisis

Cristina anunció que China financiará el Belgrano Cargas. Se trata de una inversión que incluye el tendido de vías y la adquisición de 2.450 vagones cargueros y 50 locomotoras. Adelantó además que "el 20 de julio será el primer sorteo de créditos hipotecarios de la ANSeS".

La jefa de Estado advirtió que "si la crisis internacional se prologa, vamos a tener que tomar más medidas para evitar que nos golpee de lleno a los argentinos".

"Esperemos que en las próximas dos semanas, la zona del euro encuentre su salida porque lo necesitamos todos los habitantes del planeta", agregó la mandataria y subrayó: "El mundo está en problemas aunque algunos intenten disimularlo en la Argentina".

Volvió a afirmar que el Gobierno pagará este año los vencimientos del Cupón PBI y del Boden 2012. "Vamos a pagar 10.330 millones de pesos, que representan US$2.281 millones en agosto", por los vencimientos de Boden 2012. "Y en diciembre estaremos pagando el Cupón PBI, deuda que recibimos y reestructuramos en 2005 y durante mi gestión, por $15.560 millones que equivalen a 3500 millones de dólares".

"Voy a hablar en pesos argentinos, porque soy argentina", remarcó en referencia a aquellos pasivos nominados en dólares.

"No habrá extorsión ni agravio"

Cristina Kirchner sostuvo hoy que "no habrá extorsión ni agravio" que la haga cambiar de rumbo, pidió que "cesen las operaciones" en contra del gobierno nacional y aseguró que el 81 por ciento de los trabajadores registrados "no pagan el impuesto a los altos ingresos".

"No habrá extorsión, amenaza, insulto o agravio que me aparte del camino que me he fijado. Mi compromiso es con la Patria, con mi compañero (Néstor Kirchner) y con muchos que hoy ya no están", dijo Cristina tras anunciar en Casa de Gobierno un programa de créditos para jubilados.

En su mensaje, la Presidente sostuvo que "hay actitudes que cuesta entender desde la lógica gremial o política" y expresó que "mientras el mundo está al borde del Titanic, nosotros estamos en un bote aguantando la tormenta y los principales beneficiarios de ese proyecto están tratando de pincharlo con la lógica del escorpión".

En otro tramo saliente de su discurso, la mandataria pidió que "cesen las operaciones" en contra del gobierno. "Esta Presidenta no es operable políticamente; sí físicamente porque me falta la glándula tiroides", dijo al recordar la operación a la que fue sometida a principios de año.

Cristina Kirchner defendió el pago del impuesto a las ganancias -"que es un impuesto a los altos ingresos que existe en todas partes del mundo", dijo- y mostró un informe que le solicitó a la AFIP con un detalle sobre lo que concretamente pagan los empleados solteros y casados en esa materia.

Precisó que del total de 9.159.186 puestos de trabajo registrados, "el 19 por ciento paga impuesto a las ganancias, y el 81 por ciento de los trabajadores no llega a los mínimos imponibles registrados".

Destacó asimismo que el salario de los trabajadores argentinos "es el mejor de toda América Latina en términos nominales y de poder adquisitivo" y recordó que el gobierno "viene modificando todos los años el mínimo no imponible, salvo en el 2009 por la crisis internacional, y ahora tenemos una crisis, sino parecida, casi igual".

Al referirse a cómo se distribuye la masa salarial entre los trabajadores, la jefa de Estado indicó que "de 62 mil millones, el 19% de los trabajadores se queda con el 41%, y el 81% se queda con el 59%" e ironizó con que "sería interesante discutir esto de hacer socialismo con la plata del Estado, pero que cuando vienen a tocar la tuya, sos el liberal más acérrimo, sobre todo si te querés seguir llamando peronista".

En ese marco, dijo que "lamentablemente muchas veces los salarios se obtienen por capacidad de presión, de cuánto puedo amenazar y perjudicar a la sociedad para obtener determinado salario".

Al defender la política oficial, la Presidente destacó también que además todos los argentinos -con trabajo o sin él- se ven beneficiados con subsidios en transporte, luz, gas, agua, y combustible, "lo que abogados laboralistas llaman salario indirecto".

Cristina hizo referencia al programa Repro, por medio del cual el Ministerio de Trabajo ayuda desde 2008 a varias empresas a pagar los haberes de sus empleados para evitar despidos, y mencionó las ramas y actividades que son beneficiadas con esta iniciativa; entre las que están los textiles, pesqueros, autopartes, frigoríficos, curtiembres y alimentos.

"En total 30.262 trabajadores de distintas ramas están siendo sostenidos con dinero y recursos públicos para que no se eche gente a la calle", destacó.


Dejá tu comentario