Politización y denuncias de tortura en juicio por caso de turista suiza

DyN
Por DyN

  • El juicio por la desaparición de la turista suiza pasó a un cuarto intermedio hasta el miércoles en La Rioja.
  • Annagreth Wurgler desapareció el 24 de agosto de 2004 en el Parque Nacional Talampaya y fue dada por muerta, pero su cuerpo nunca fue hallado.
  • El abogado de uno de los acusados denunció torturas contra su defendido y afirmó que hay presiones políticas y diplomáticas.

El tribunal que entiende en el caso de la turista suiza Annagreth Wurgler, desaparecida hace tres años en la provincia de La Rioja, pasó a cuarto intermedio hasta el miércoles de la semana próxima, ante el pedido de las defensa de los cuatro imputados de que se declare la nulidad de lo actuado.

La Cámara Penal de Chilecito tomó esa decisión a horas de iniciado el proceso por la desaparición de Wurgler, ocurrida el 29 de agosto de 2004 en la zona del Parque Nacional Talampaya.

El cuerpo de la turista -y bióloga- nunca fue hallado pero, por iniciativa del juzgado de instrucción de Villa Unión, el Registro Civil provincial certificó su fallecimiento. El miércoles se conocerá la decisión del tribunal, que preside el juez Mario Pagotto, si acepta o rechaza los pedidos de la defensa de los cuatro imputados.

Estos son Alcides Cuevas, detenido hace dos años acusado de homicidio; Miguel Narváez, también preso como "partícipe necesario" y dos sospechosos de encubrimiento que están en libertad, Amanda Gordillo y Mario Machuca.

Manto de sospecha sobre el novio de la turista desaparecida

Las estrategias de los abogados defensores de los imputados apuntarán a relativizar las pruebas incorporadas a la causa por el juez de Villa Unión, Walther Moreno, que investigó en primera instancia basándose en que no se encontró nunca el cuerpo, y a sembrar dudas sobre la relación que Wurgler mantenía con su novio, el también suizo Mattias Villiger, quien deberá comparecer en el juicio como testigo.

El abogado de Gordillo y Machuca, Nicolás Azcurra, sostuvo que "el testimonio de Villiger es imprescindible porque tengo entendido que hubo un distanciamiento muy serio entre Wurgler y su novio en Brasil", donde ambos estuvieron antes que la joven bióloga decidiese seguir viaje a la Argentina.

"No hay pruebas que imputen ni acrediten la muerte de Wurgler" dijeron los letrados, que además intentarían mostrar que "existe presión política y diplomática" para encontrar culpables.

Politización del caso y el fantasma de la Dictadura

El abogado Enrique Leiva, que defiende a Narvaéz, dijo en su alegato que en el proceso de instrucción el presidente Néstor "Kirchner presionó por (pedido de) el gobierno suizo y (el ex gobernador Ángel) Maza, también".

Pero el fiscal, Darío Illanes, buscó relativizar las bases de la defensa, al señalar que los abogados "intentan politizar el caso" y negó haber recibido alguna vez algún tipo de presión.

"Nunca recibí presiones de nadie", afirmó el funcionario judicial a FM Fénix antes de ingresar al recinto.

Illanes comparó a los principales sospechosos con los comandos activos durante la última dictadura, al decir que "han tenido la habilidad de hacer desaparecer el cadaver" y aseguró que la presencia de Villiger "no era necesaria" y podía tomarse como testimonial la declaración que el joven hizo durante la instrucción, cuando sí estuvo en Argentina, en mayo del año pasado.

Por su parte, Leiva denunció en su alegato que su defendido Narváez fue "salvajemente torturado y vejado en la comisaría de Villa Unión", cuando fue interrogado sobre el hecho, "estando presente en otro lugar de la comisaría el juez de instrucción, un político y autoridades policiales y judiciales".

Dejá tu comentario