La Justicia dio luz verde para construir más edificios en Palermo

Sociedad


  • Palermo ya no es lo que era. Mientras la Capital pide a gritos nuevas reglas para la urbanización, cientos de nuevos edificios pasan a formar parte del nuevo paisaje porteño.
  • Ahora, una decisión judicial levantó la veda para construir en Las Cañitas y La Imprenta, las últimas zonas donde aún regía lo que los desarrolladores llamaron "corralito urbano".

La Sala 2 de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo revocó la medida cautelar que la jueza Patricia López Vergara había dictado el 28 de diciembre, prohibiendo dar permisos de obra para edificios en 45 manzanas del barrio entre Libertador, Zabala, Luis María Campos y Andrés Arguibel. Por una ley de la Legislatura, sólo seguirá protegido el pasaje Volta, cuenta el diario Clarín en su edición de hoy.

Este es el segundo revés para los vecinos que presentaron amparos para impedir la construcción de torres. En marzo, ya se había revocado otra cautelar que frenaba los permisos de obra en 16 manzanas de Caballito. Como entonces, ahora la Cámara volvió a entender que mantener la prohibición no tiene sentido, porque los derechos de los vecinos ya están protegidos por el decreto 220 del Gobierno porteño, que impuso requisitos más estrictos para autorizar nuevas obras.

El 14 de noviembre de 2006, el Ejecutivo suspendió por 90 días los trámites de permisos de obras en Caballito, Palermo, Núñez, Coghlan, Villa Urquiza y Villa Pueyrredón. Cumplido el plazo, levantó la suspensión y, con el decreto 220, exigió que para tramitar nuevos permisos en esos barrios (excepto en Núñez) hay que presentar un certificado de factibilidad de suministro de agua potable y cloacas expedido por AySA. Además, cuando las obras superan los 5.000 metros cuadrados o los 13,5 metros de altura, hay que presentar un estudio de impacto ambiental.

En Las Cañitas y La Imprenta, la veda continuó por un recurso de amparo presentado por las vecinas Isabel Loayza, Helena Adler, Valeria Reynoso y María Inés Lologgio. Las demandantes sostuvieron que la construcción de torres en una zona de casas bajas, además de alterar la fisonomía también podía hacer colapsar los servicios de agua, cloacas, luz y gas. En diciembre, la jueza López Vergara les dio la razón con una cautelar frenando los permisos de obra, que fue apelada por el Gobierno porteño.

Ahora la decisión fue revocada por la Cámara, que entre otras cosas adujo que "la protección que se pretende otorgar con las medidas cautelares no puede exceder el límite de la necesidad, ni interferir derechos de terceros".

De acuerdo al último relevamiento de Reporte Inmobiliario, en marzo en la zona de Las Cañitas y La Imprenta había 52 obras en construcción, por un total de 115.000 metros cuadrados. Un año antes había 40.

Dejá tu comentario