"Las mujeres incrementaron el consumo de éxtasis"

Sociedad

*Lo dice Graciela Ahumada, coordinadora del observatorio de la Sedronar.


  • A fines de septiembre una joven de 16 años, Florencia, murió por una sobredosis de éxtasis, después de que la ecaharan del boliche porque estaba descompuesta.  Ahora, la tragedia alcanzó a Camila, también de 16 años.
  • Aquí, algunos fragmentos del Informe Especial sobre “Los adolescentes y las adicciones”, que publicó la revista Debate y la opinión de Eduardo Kalina, psiquiatra especialista en adicciones, que conversó con minutouno.com


“En los boliches, las pastillas de éxtasis son la mejor fórmula para despertar la euforia, junto a un par de vasos de vodka con energizante”, dice una nota de la periodista Alicia Vergili que se publicó en el número que está en la calle de la Revista Debate, pero que fue escrita antes de que se conociera el caso de Florencia, la joven de 16 años que tomó una pastilla de éxtasis en un boliche y después murió.

La relación de los adolescentes con las adicciones es un tema de investigación para muchos especialistas: la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), por ejemplo, informa que cerca del 40 por ciento de los adolescentes argentinos, que concurre a la escuela media tomó alcohol en el último mes, y un 7,5 por ciento de los jóvenes que tiene entre 13 y 17 años consumió drogas ilícitas.


Según un estudio, un 7,5 por ciento de los jóvenes que tiene entre 13 y 17 años consumió drogas ilícitas en el último mes.    


Graciela Ahumada, coordinadora del observatorio de la Sedronar, comenta con preocupación que “año tras año las drogas se inician en edades más tempranas  y, si bien siguen siendo los varones los que más consumen, en términos de tendencias, las mujeres incrementaron el consumo de todas las drogas. Las nuevas camadas consumen más que las grandes”.

Carlos Damín, jefe del Servicio de Toxicología del Hospital Fernández, coincide y señala que “hay un aumento considerable de consumo en adolescentes más chicos, fundamentalmente, a partir de los 12 años. El descontrol se ve en todos los niveles, en varones y mujeres por igual”. Y para el especialista, lo más alarmante es el policonsumo: “La suma de alcohol, tabaco, bebida energizante, marihuana y alguna otra droga estimulante, como el éxtasis. Sin contar que en el medio, muchos varones tomaron sildenafil, lo que se conoce como viagra”.

Por su parte, sociólogos del Instituto Gino Germani, de la UBA, también realizaron un estudio y concluyeron que las prácticas de consumo se focalizan durante el fin de semana: en los sectores medios y medios altos arranca los jueves y, a veces, incluye los sábados. En los sectores bajos, arranca los viernes y se prolonga hasta el domingo.


 


La socióloga Camarotti asegura que las mujeres se están animando a prácticas de mayor riesgo y que el éxtasis se consume en las mismas proporciones en ambos sexos.    


Patricia Segovia, subsecretaria de Atención a las Adicciones del Gobierno de la provincia de Buenos Aires, asegura que “en los adolescentes bonaerenses, según los estudios realizados durante este año, el consumo de alcohol descendió levemente, pero no así la ingesta de drogas ilegales”.



 


Ana Clara Camarotti, socióloga y una de las profesionales que participó de este estudio afirma que “las mujeres se están animando a prácticas de mayor riesgo, pero siempre son menores a las de los varones. Si se analiza el consumo en drogas duras, siempre es mayor en los hombres. Por ejemplo, en el consumo endovenoso, llamado informalmente los que se pican, el 80 por ciento son varones y el 20 por ciento chicas. En el éxtasis es por partes iguales”.


 


Y sobre el caso de Florencia, que murió tras consumir una sola pastilla de éxtasis, el psiquiatra especialista en adicciones, Eduardo Kalina, explica a minutouno.com que con esa cantidad es suficiente para poner en riesgo la vida: "El éxtasis es una sustancia que tiene mucho riesgo porque activa el sistema simpático y esto puede producir una arritmia o un cuadro de descompensación que resulte mortal -dice el especialista-. Y por más que está advertido que el alcohol y el éxtasis no se deben mezclar, habría que ver cuánto alcohol tomó esta chica, lo que puede haber producido una interacción medicamentosa que llevó al desenlace fatal".


 


A Kalina le preocupa que los jóvenes "sigan jugando a ser cobayos" y los casos de Florencia y Camila le dan la razón a su preocupación y a las conclusiones de los especialistas: se animaron a tomar  éxtasis, se animaron al riesgo, pero les salió muy caro, porque la pastilla les costó la vida.

Dejá tu comentario