Si ves que te estás quedando solo, es culpa de tu reproductor de mp3

Sociedad


  • ¿Cuando más nos conectamos más nos aislamos?
  • ¿Hasta qué punto no es una adicción peligrosa la necesidad de tener siempre a mano un aparato tecnológico?
  • Según una investigación científica escuchar música más de dos horas al día con los reproductores portátiles lleva a los adolescentes a aislarse tanto de su familia como de la sociedad.

Caminar por la calle, viajar en el colectivo o en el subte y ver a una persona sin estar conectado a un mp3 resulta muy extraño. Hoy, estos pequeños aparatitos con amplia capacidad para almacenar sonidos se volvieron parte del consumo masivo. Primero viene el celular, que muchas veces oficia de reproductor de música, y después sí el mp3 player. Pero parece que esta “adicción” a llevar los auriculares puestos todo el tiempo, no es buena.

Un reciente estudio de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir advirtió que la adicción a los reproductores de mp3 en niños y adolescentes está motivando la aparición de fobias sociales, según publica la revista de ciencia y tecnología La Flecha.

¿Puede un reproductor de mp3 provocar fobias? El trabajo explica que los adictos a este tipo de tecnología, sólo recomendada menos de dos horas por día, suelen presentar una baja autoestima y a través de ello encuentran una vía de escape a sus problemas. Auricular, play, y a otra cosa.

De esa manera, los menores se aíslan de la familia y la sociedad y pronto aparecen distintos miedos. Entre ellos pánico a salir de casa, relacionarse con gente, comunicarse y hasta hablar en público.

Por ello, los especialistas de la UCV llaman a las familias y a los padres a estar atentos para detectar el uso irresponsable de los reproductores de mp3, fijado en más de dos horas al día.


 


Advierten también que además de las consecuencias psicológicas del abuso de estos aparatos, pueden aparecer consecuencias físicas, como trastornos auditivos. Y ,a largo plazo, pueden producir también conductas de irritabilidad.

Dejá tu comentario