Un delincuente tuvo a toda su familia como rehén

* Estuvo 9 horas atrincherado con su mujer, 2 hijos, cuñada y 6 sobrinos en su casa en Virrey del Pino

* Estuvo 9 horas atrincherado con su mujer, 2 hijos, cuñada y 6 sobrinos en su casa en Virrey del Pino

Un delincuente permaneció más de ocho horas atrincherado con 12 familiares de rehenes, la mayoría de ellos niños, en su casa de la localidad bonaerense de  Virrey del Pino, cuando la policía intentó detenerlo tras un asalto que cometió
junto a otros dos cómplices.

El "Gordo Diente" se entregó finalmente cerca de las 11 tras una extensa negociación con un efectivo del Grupo Halcón y las víctimas fueron liberadas ilesas, según confirmó el Jefe de la Delegación de Investigaciones de La Matanza, Carlos Prost, uno de los funcionarios a cargo del operativo.

La negociación con Marone "fue por momentos muy difícil, ya que expresó "conductas ambivalentes" y "se mostró por varias horas alterado".

Prost detalló que todo comenzó anoche cuando tres delincuentes asaltaron a una familia que se trasladaban en un Renault 12 negro por la localidad de Gregorio de Laferrere, partido de La Matanza.  Uno de los asaltantes fue Marone, de 39 años, quien fue perseguido por efectivos policiales al interceptarlo cuando intentaba cometer el delito.

Cerca de las 2 de la madrugada un policía de Virrey del Pino vio a uno de los sospechosos -Marone- y, cuando intentó apresarlo se inició un enfrentamiento, tras lo cual el hombre corrió hacia una casa, donde agarró a una
mujer del cuello y la amenazó.
 
Ante esa situación, el policía no avanzó, mientras que el delincuente se introdujo en la vivienda con la mujer y  los niños como rehenes.  Luego se supo que los rehenes eran su esposa, sus tres hijos y ocho sobrinos, a quienes amenazaba con matar si intentaban detenerlo.

Efectivos de Distrital y DDI de La Matanza y del Grupo Halcón rodearon la vivienda, al tiempo que el fiscal de turno, Mario
Massa, junto a las máximas autoridades de la policía conformaron un comité de crisis para encarar una negociación.

El negociador del Grupo Halcón fue el encargado de conversar con el atrincherado e ir analizando y cumpliendo
algunas de sus exigencias a lo largo de las más de ocho horas que se extendió la toma de rehenes.   "La negociación fue larga debido a circunstancias de intransigencia, se mostró muy hostil", expresó el jefe de la DDI.

Dejá tu comentario