A pesar de las críticas contra Cristina, aumentan sus votos

Política


  • Los analistas políticos de los principales medios argentinos critican en sus columnas dominicales a la candidata oficial Cristina Fernández por no referirse a los temas urticantes para el gobierno como inflación.
  • Sin embargo, los votantes parecen inmunes a estos comentarios y cinco mediciones coincidieron en marcar una ventaja de entre 28 y 34 puntos en favor de Cristina.
  • “En este escenario no hay ballotage posible”, dicen los encuestadores.

Los medios la critican porque no habla con la prensa, por no referirse a las dudas que existen alrededor del índice del Indec, por sus viajes alrededor del mundo para promocionar su candidatura con dinero del Estado. Sin embargo, los encuestadores- aún aquellos independientes al Gobierno- dan a Cristina Fernández como clara favorita de cara a las elecciones presidenciales de octubre.


 


Los analistas políticos de los diarios argentinos más importantes lanzaron en sus columnas dominicales sus dardos contra la candidata oficial y primera dama: la crítica común es su decisión de “pasar por encima de los conflictos” y “callar los problemas que afectan al Gobierno”.


 


El periodista de La Nación Joaquín Morales Solá acusa a la candidata de “hablar de las cosas que ella quiere” y responder “sólo preguntas dulces”. A esto se suma que “cierra la puerta de los periodistas en sus narices”. “Se ha ocupado más del exterior que del interior del país, aunque cuenta con una envidiable estructura política y logística para recorrer el país que quiere gobernar”, agrega.


 


Sin embargo, las consultoras Poliarquía, OPSM, Analogías, Equis y Hugo Haime coincidieron en marcar una ventaja de entre 28 y 34 puntos en favor de Cristina Fernández, de acuerdo con los datos publicados en los matutinos La Nación y Página 12.


 


De acuerdo a esos datos, la senadora obtiene entre el 39,8 y el 47, 2 por ciento de intención de voto, seguida en los cinco casos por la candidata de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, -entre el 11,5 y el 14,9- y el tercer lugar lo ocupa el postulante de UNA y ex ministro de Economía, Roberto Lavagna.


 


Las críticas siguen desde el diario Clarín, donde el analista político Eduardo van der Kooy consigna que “ningún empresario pudo preguntar sobre la inflación” y señala que Cristina  “no habla del conflicto con Uruguay”.


 


Un personaje que concentra las críticas de los analistas es el secretario del Interior, Guillermo Moreno, a quien van der Kooy acusa de “manejar el INDEC con mano militar”. “Los índices mejoraron para el paladar oficial, pero la confianza pública sobre precios se empezó a desmoronar”, sostiene el hombre de Clarín.


 


En tanto, Mariano Grondona utiliza su columna para preguntar “¿nos hemos rendido ante las mentiras?”. El abogado acusa al Gobierno de "malversación de la fe pública" por simular los datos de la inflación, alterar las cifras reales del crecimiento económico, el desempleo y la pobreza e “inducir a error a los votantes”.


 


Sin embargo, el director de la encuestadora Poliarquía, Fabián Perechodnik sostiene que “en este escenario no hay ballottage" y explicó que como el voto indefinido es muy grande y entre los votos en blanco y los que no sufragarán (6,4) y los indecisos (22,7), suman un 29,1% aquellos que todavía no definieron a quién votarán". "De ese universo, un tercio al menos puede inclinarse finalmente por Cristina Kirchner, por lo cual ella podría alcanzar el 50%", detalló.


 


A esto se suma que Cristina Kirchner aparece con el sufragio más consolidado: entre quienes se inclinaron por la primera dama, el 79,2% tiene el voto decidido y sólo el 17,6% podría cambiarlo.


 


Es decir que mientras los analistas critican a la candidata los votantes no dudan, están decididos.  Grondona pareciera intentar explicar el fenómeno en su columna: “¿Por qué no reaccionan? Una parte, porque teme afectar la recuperación de la economía que estamos experimentando desde 2002. ¿Vamos a seguir entonces como si no hubiera inflación, para no aguar el clima complaciente que nos rodea? ¿Estamos haciendo como si no nos engañaran? Si alguien me miente y sé que denunciándolo me puede ir mal, ¿callo porque me indujo a error o porque, sabiendo que me engaña, temo denunciarlo? Cuando el Gobierno publica agresivamente sus mentiras sobre la inflación ante un pueblo que ya las ha descubierto, ¿qué está intentando en realidad? ¿Engañarlo o someterlo?”, remata.

Dejá tu comentario