"¿Qué necesidad había de pegarle siete tiros?": habló la hermana del ladrón asesinado en Quilmes

Sociedad

La hermana del ladrón asesinado por un juez en Quilmes aseguró que el magistrado y su custodio balearon a los tres delincuentes aún después de herirlos.

El juez de Cámara de San Isidro Ernesto García Maañon y su custodio mataron el sábado pasado a un adolescente de 18 años que intentó asaltarlos cuando salían de un polígono en el partido bonaerense de Quilmes. El funcionario judicial y su empleado también hirieron a los dos secuaces del

Gabriela, hermana del adolescente asesinado, explicó a C5N que salió a la calle cuando escuchó los disparos del juez de San Isidro "porque estamos en un barrio y él es un pibe que siempre tenía problemas, se peleaba".

"Yo sé que la droga te lleva a hacer cualquier cosa", señaló Gabriela sobre su hermano, que había cumplido 18 años el 9 de junio pasado y desde los 13 tenía problemas de addición.

Gabriela afirmó que no se imaginaba que su hermano tendría semejante final. "Nosotros siempre le decíamos 'vas a terminar preso, la cárcel es fea, dejá de drogarte'. Yo le hablaba, mi mamá, los vecinos, todos", aseguró.

UN JUEZ y su CUSTODIO ASESINARON a DOS DELINCUENTES HERMANA de una de las VÍCTIMAS

La joven encontró a su hermano moribundo en un pasillo del barrio a donde sus vecinos habían logrado llevarlo. Tenía dos disparos, uno en el pecho y otro en la pierna, y ya no estaba consciente.

"Lo sacaron los vecinos y encima lo tuvieron que tirar en el piso porque el custodio y el juez estaban tirando para que no nos acerquemos a los cuerpos", indicó Gabriela a propósito de su hermano y de los dos secuaces que resultaron heridos en el tiroteo.

"No te justifico, pero ya le habías pegado. Si es profesional y sabe, sabe cómo manejarse. Ya le habías pegado, ¿qué necesidad había de pegarle (más)? Tiene siete tiros, ¿cómo le vas a pegar siete tiros al pibe?", sentenció la mujer.

El ladrón que está internado en estado grave se llama Cristian y recibió al menos seis tiros, según confirmó Gabriela. "Más dos que tiene el otro pibe, más dos que tiene mi hermano. Como 10 tiros", convino.

Una vecina y la hija de Gabriela, que estaba con su propia beba en la verdulería al momento del intento de asalto en Quilmes, dieron cuenta de la misma versión sobre el uso desmedido de las armas de fuego.

"Tampoco voy a defender a mi hermano porque no estaba", aseguró Gabriela por su parte.

Dejá tu comentario