El pequeño de 4 años estaba manipulando un revolver calibre 22 largo que estaba cargado. Llegó gravemente herido a un hospital de Santa Rosa y los médicos no lograron reanimarlo.
Un niño de 4 años murió este sábado por la tarde en un centro asistencial de la capital pampeana después de dispararse en forma accidental en la cabeza mientras jugaba con el arma de su padre, según informaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió a las 12 en una casa de la calle Médici, entre Constituyentes y Schmidt, del barrio Congreso de la ciudad de Santa Rosa, cuando el pequeño estaba manipulando un revolver calibre 22 largo que estaba cargado.
El niño efectuó un disparo que le dio en la cabeza, precisamente en el mentón, y quedó gravemente herido en la casa, donde también estaban sus padres.
El chico fue llevado de urgencia en un patrullero de la seccional 1ra. al Hospital Evita y luego fue trasladado en grave estado al hospital Lucio Molas en un operativo diseñado por la Policía para agilizar la circulación de la ambulancia por las calles de Santa Rosa.
Según el jefe de la Unidad Regional I de la Policía, José Morales, la víctima falleció a las 14, después que los profesionales realizaron las tareas de reanimación sin resultado positivo.