Se trata del kamikaze Brahim Abdeslam, de 31 años, quien parece rezar en medio del bar Comptoir Voltaire, uno de los locales gastronómicos que fue objetivo de los atentados del 13-N. LAS IMÁGENES PUEDEN HERIR TU SENSIBILIDAD.
Abandona su mesa, parece titubear hasta que acciona el detonador. El terrorista se desintegró en la explosión y fue identificado gracias a la huella de uno de sus dedos.

Algunos de los asistentes sobrevivieron con heridas leves, a pesar del fuerte estallido. Las imágenes grabadas por las cámaras de videovigilancia del Comptoir Voltaire el pasado 13 de noviembre, revelan los segundos anteriores al atentado suicida del yihadista en uno los ataques simultáneos que sacudieron la capital francesa asesinando a 130 personas.

ataque restaurante paris.mp4