Australia: una mujer tenía un gusano vivo en el cerebro

Mundo

La había infectado un parásito que normalmente afecta serpientes. Es el primer caso conocido en un ser humano.

Una mujer australiana de 64 años padecía misteriosos síntomas desde hace varios años y desde entonces no se sabía cuál era la razón, hasta que en una biopsia le extrajeron un gusano vivo del cerebro.

La paciente del sureste de Nueva Gales del Sur, fue ingresada por primera vez en su hospital local a finales de enero de 2021 después de sufrir durante tres semanas de dolor abdominal y diarrea, seguidas de una tos seca constante, fiebre y sudores nocturnos.

Para 2022, sus síntomas también incluían olvidos y depresión, lo que llevó a una derivación al hospital de Canberra. Una resonancia magnética de su cerebro reveló anomalías que requerían cirugía.

gusano cerebro

Sin embargo, la neurocirujana que abordó el caso, Hari Priya Bandi, encontró algo que parecía salido de una película de terror: un gusano parásito de 8 centímetros que aún estaba vivo y se retorcía. Finalmente, pudo extraerlo sin complicaciones.

“El gusano se movía con vigor. Todos nos sentimos un poco asqueados”, explicó Bandi tras el soprendente hallazgo.

“Los neurocirujanos tratan regularmente infecciones en el cerebro, pero este fue un hallazgo único. Nadie esperaba encontrar eso”, dijo el doctor Sanjaya Senanayake, médico de enfermedades infecciosas del hospital.

Según explicó, hasta entonces pensaban que la mujer padecía una afección inmunológica, porque “no habían sido capaces de encontrar un parásito antes, y entonces, de la nada, apareció este gran bulto en la parte frontal de su cerebro”.

Un parásito típico en pitones

El gusano no se parecía a ningún tipo de lombriz intestinal concoido que podrían causar invasión y enfermedades neurológicas, por lo que los médicos consultaron a un experto en parásitos de la Organización de Investigación Científica e Industrial del Commonwealth. Lo identificó a simple vista: “Dios mío, esto es Ophidascaris robertsi‘”, dijo, según Senanayake.

Este gusano se encuentra en las pitones de alfombra, un tipo de serpiente nativa de Australia. Jamás se había encontrado uno en alguna persona.

Los huevos de los gusanos suelen desprenderse en los excrementos de las serpientes, que contaminan la hierba que comen los pequeños mamíferos. El ciclo vital continúa cuando otras serpientes se comen a los mamíferos.

Los doctores aún desconocen cómo este gusano llegó hasta el cerebro de la mujer, ya que ella aseguró no haber tenido ningún contacto directo con serpientes. Aunque sí es cierto que ella vive cerca de un lago donde abundan las pitones de alfombra y a menudo cosechaba hierbas comestibles de la zona para cocinar, por lo que creen que pudo haber huevos del gusano en la vegetación.

La paciente se está recuperando bien y todavía está siendo monitoreada regularmente. “Estaba muy agradecida por tener una respuesta a lo que le había estado causando problemas durante tanto tiempo”, dijo Bandi sobre la paciente.

Embed

Temas

Dejá tu comentario