Mario Segovia se quejó porque la Justicia no hace lugar a su pedido para poder atenderse en un hospital a raíz de algunos problemas de salud. "Evidentemente quieren que me muera acá", afirmó.
Mario Segovia, más conocido como el "Rey de la efedrina", aseguró este miércoles que no piensa en escaparse porque ya cumplió "la mitad" de su condena, al tiempo que se quejó porque la Justicia no hace lugar a su pedido para poder atenderse en un hospital a raíz de algunos problemas de salud.
"No puedo ser atendido en el hospital, estamos hablando de algo serio", advirtió Segovia, a quien se le reforzó la seguridad tras la solicitud para atenderse en un centro de salud.
Los controles a su alrededor se incrementaron en coincidencia con la fuga de los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez de Martín y Christian Lanatta, y Víctor Schillaci.
"Yo no me voy a fugar porque estoy en la mitad de la pena. Aún sigo procesado, no se ha resuelto sobre la apelación y la sentencia no está firme. No comparto para nada la idea de fugarse, en el caso de los del Triple Crimen y en mi caso tampoco", señaló Segovia, que hace siete años que está preso.
Y, en declaraciones al canal C5N desde la carcel de Ezeiza, subrayó: "Evidentemente quieren que me muera acá".
"Médicos de la Corte Suprema dijeron que si no me atendían, mi vida corre riesgo", enfatizó el hombre, quien padece "hepatitis C, un cuadro de várices esofágicas grado II y II, cirrosis hepática, hipertensión portal, y esplenomegalia".
El condenado a 14 años por traficar grandes cantidades de efedrina le pidió a la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado autorización para salir del penal de Ezeiza y atenderse por un problema de salud en un hospital público de la zona.