Una beba, bautizada con el nombre Milagro, nació con la ayuda de su papá al costado de una huella en el paraje rural El Sosneado ubicado en el departamento sureño de Malargüe, en Mendoza, al no llegar una ambulancia a tiempo para atender el trabajo de parto.
Durante la noche del domingo, Antonella Saravia, de 23 años, comenzó a tener contracciones y junto a su esposo Hernán Lucero llamaron por teléfono al Centro de Salud de El Sosneado para obtener ayuda médica pero la ambulancia nunca llegó, relataron.

Por la demora, y ante la desesperación, el joven matrimonio que vive en el puesto Isla Grande, en El Sosneado, a unos 20 kilómetros de la ciudad de Malargüe, decidió salir a buscar ayuda junto a otros dos familiares, según informó este martes Malargüe Diario.

Embed
Mientras sus padres buscaban ayuda, el trabajo de parto se precipitó y al costado de una huella del camino Hernán, junto a su hermano y una prima, ayudaron a Antonella a dar a luz y con el cuchillo que siempre lleva a cuestas cortó el cordón umbilical de su hija.

"Tuve mucho miedo y nervios", relató sobre el episodio el flamante papá y reclamó: "Estamos muy mal con los responsables de la ambulancia en El Sosneado porque los llamamos y no llegaron. Nosotros somos gente de campo y también necesitamos de esos servicios", agregó.

Embed
En tanto, la joven madre que tenía fecha de parto recién para el 16 de agosto, relató a Malargüe diario: "Empecé con contracciones y a la media hora nació, fue todo muy rápido".

La familia fue traslada al Hospital Regional de Malargüe y la niña pesó 2.400 kilogramos
, y según se informó, la recién nacida y su mamá están en perfecto estado de salud.