Samsung informó que registró una caída del 30% de sus ganancias operativas en el tercer trimestre, un resultado esperado tras el escándalo de la retirada de su aparato estrella, el Galaxy Note 7, que dañó la reputación del principal fabricantes de móviles del mundo.

Desde la compañía informaron que sus beneficios operativos en el periodo entre julio y septiembre fue de US$4.600 millones.

Los resultados fueron publicados unas horas antes del inicio de la reunión extraordinaria de inversores. En la cita, los accionistas aprobaron la nominación de J. Y. Lee para la directorio de nueve miembros.

J. Y. Lee se perfila como el heredero más probable de la marca, después de que su padre, Lee Kun-Hee, presidente de Samsung Electronics, así como de la matriz Samsung Group, tuviera una crisis cardíaca en 2014.

Este cambio generacional de una empresa que es una insignia en Corea del Sur, pero que sigue siendo una compañía familiar se presenta como complejo.

Embed
La caída de los beneficios está en sintonía con la revisiones de las proyecciones de rendimiento efectuadas por la misma empresa hace dos semanas, después del escándalo tras la retirada de su dispositivo estrella, el Galaxy Note 7.

El mes pasado Samsung lanzó un llamado a revisión de 2,5 millones de unidades del modelo Galaxy Note 7, después de varios incidentes de usuarios que denunciaron explosiones de la batería.

La decisión de suspender la producción de un modelo pensado para competir con su archirival Apple fue devastadora para una empresa que se enorgullecía de la calidad de sus productos y de su tecnología innovadora.

El escándalo provocó una debacle en los resultados de la división móvil, que registró una caída de los beneficios del tercer trimestre de 98% con respecto al trimestre precedente.