El afamado publicista estadounidense Ken Segall, ex director creativo de Apple y artífice del legendario lema Think different, considera que el fundador de Tesla, Elon Musk, puede ser considerado "el nuevo Steve Jobs" por su liderazgo visionario, carismático, provocador e inspirador
Parte de este éxito hay que atribuirlo al equipo creativo que ideó la campaña publicitaria Think different, que tuvo una incontestable repercusión internacional, y que se inventó también, a pesar del rechazo inicial del propio Jobs, la "i" que dio nombre al iMac y a otros productos de Apple como el iPod o iPhone.

Segall recuerda, en una entrevista con EFE, que Steve Jobs encargó a la agencia publicitaria un nombre para la nueva computadora Macintosh que iba a lanzar Apple tras su esperado regreso a la compañía.

El publicista propuso inicialmente cinco ideas, entre ellas la de iMac, pero Jobs, que quería llamar a su nuevo invento MacMan, las rechazó todas y pidió que volviera a presentarle otras propuestas en unos días.

Segall acudió a la siguiente cita con otros nombres, pero siguiendo su instinto volvió a poner sobre la mesa la idea del iMac. Era justo lo que estaba buscando Apple, explica el publicista neoyorquino, ya que era un nombre simple y la "i" transmitía la idea de que facilitaba el acceso a internet, que era algo innovador, imaginativo e individual.

Afortunadamente, Jobs se dejó guiar y la "i" no sólo dio nombre a la nueva familia de Macintosh, sino también a otros productos que lanzó posteriormente la compañía, como el iPhone, el iPod o el iPad.

Ken Segall reconoce que "a veces era difícil" trabajar con Jobs, porque en ocasiones tenía mal temperamento y era tozudo e irritable. "Hacía que la gente forzara sus capacidades más allá de lo que creía posible", comenta.

Sin embargo, recuerda que también era una persona "muy humana, carismática y con sentido del humor", que defendía la simplicidad, que amaba su trabajo, a quien le gustaba controlar todos los aspectos de la empresa y que era, ante todo, un visionario.

Embed
Tras la muerte, hace cinco años, del alma de la empresa, fue Tim Cook quien asumió la dirección general de la compañía, que en este período duplicó su valor en bolsa, pese a que su piedra angular, el iPhone, comenzó a perder atractivo.

Hay quienes critican que Apple empezó además a perder ese espíritu innovador y el valor de la simplicidad que inspiró Jobs.

Segall considera que "el espíritu de innovación sigue estando vivo en Apple", pero que la marca no puede ser la misma que hace cinco años porque le falta el "toque visionario" de Jobs.

"Jobs era único, tenía una combinación de talentos inigualable. Apple no será nunca la misma, pero puede ser una compañía de éxito si sigue sus valores", subraya el publicista.

Segall afirma, en este sentido, que Tim Cook es un ejecutivo de gran talento que supo manejar con acierto el legado de Jobs, pero al que le falta ese lado creativo e inspirador que tenía su antecesor.

"Es bueno dirigiendo, pero le faltan otras competencias y debe delegar. Jobs lo controlaba todo", incide Segall, que aunque reconoce ser admirador de la empresa de Cupertino, donde Apple tiene su cuartel general, no tiene reparos en hablar de sus errores.

Como tampoco se muerde la lengua al afirmar que el inventor y empresario sudafricano Elon Musk, cofundador de la empresa PayPal, director ejecutivo de Tesla Motors y SpaceX o presidente de SolarCity, puede ser considerado "el nuevo Steve Jobs".

"Él es un verdadero visionario. Cuando habla la gente le escucha, es muy provocador y tiene ideas que van todavía más allá de Steve Jobs", remarca Segall.

Musk, de 45 años, es el fundador del fabricante de vehículos eléctricos de lujo Tesla, que también produce coches con piloto automático, ha anunciado su intención de iniciar la colonización de Marte en 2022 y ha impulsado Hyperloop, un proyecto de medio de transporte consistente en una cápsula que levita y se desplaza dentro de un tubo a 1.200 kilómetros por hora.

"Sería una buena idea que Apple contara con él", bromea Segall, que reconoce que a veces "fantasea" con que la firma estadounidense acabe comprando algún día Tesla y Elon Musk se convierta en director de la mejor empresa tecnológica del mundo. Efefuturo