En la gran final, New England -equipo por el que simpatiza Donald Trump- le ganó a los de Atlanta por 34-28 en la final de la National Football League (NFL).

Los Patriots de Nueva Inglaterra se coronaron campeones del Super Bowl número 51 al vencer en tiempo extra por 34-28 a los Falcons de Atlanta después de remontar 25 puntos en el tercer periodo y consiguieron el quinto título de su historia, la mejor marca de todos los tiempos.

El tiempo reglamentario del partido disputado en el NRG Stadium de Houston acabó con el marcador empatado a 28-28 después de que en los últimos 57 segundos el receptor abierto Danny Amendola logró los dos puntos de conversión tras la anotación conseguida por el corredor James White con acarreo de una yarda.

Embed

En la prórroga, los Patriots -con el mariscal de campo Tom Brady dominante en ocho jugadas y 75 yardas- permitió a White hacer el touchdown histórico y ganador de dos yardas.

Brady, nombrado ganador del premio de Jugador Más Valioso por cuarta vez en los siete partidos de Super Bowl que ha disputado, y el entrenador en jefe de los Patriots, Bill Belichick, son los únicos que han logrado cinco títulos en la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

La remontada de los Patriots, que anotaron 19-0 en el cuarto periodo, es la mayor que se ha dado en un partido de Super Bowl.