Le desfiguró la cara a golpes con su bebé en brazos: "Iba a matarme"

Por: Bárbara García Crespo
03 de mayo de 2018

María tiene 26 años. Hace dos años que está en pareja con Rodrigo Ibarrola Méndez de la misma edad. Su relación siempre fue violenta y ella por miedo nunca lo denunció. Hoy siente que está viva de milagro.

chapita violencia de genero.png

María tiene la cara hinchada. Apenas puede hablar o comer. No puede ver con su ojo derecho y todavía espera no tener secuelas cuando el hematoma baje. Tampoco duerme porque sueña con el momento en que su marido casi la mata a piñas.

Tiene 26 años y un bebé de apenas cuatro meses. Lo estaba amamantando el martes 1 de mayo a las ocho de la noche cuando Rodrigo llegó. Borracho, drogado y sin mediar palabra le dijo: “p...de mierda te estuviste acostado con X” y empezó a pegarle con el puño cerrado. La dejó con la cara destrozada y se fue.

“De repente lo tenía arriba mío y empezó a pegarme. No le importó que nuestro hijo estuviera en mis brazos. Le podía haber pegado a él. No pude ver nada, sólo quería protegerlo pero él vino con la intención de matarme”, contó María Lorena Mendez a minutouno.com.

mujer golpeada esteban echeverria

Cuando María pudo reincorporarse y abrazar a su hijo, que estaba bien, fue a la Comisaría de la Mujer en Monte Grande. Ella vive en el barrio 9 de Julio de Esteban Echeverría. “Con la cara destrozada como la tenía no me dieron pelota. Solo le dieron una restricción perimetral de 200 metros pero yo sé que me lo puedo encontrar en la calle y me mata”, dijo a este portal.

María trabaja en limpieza de Estaciones de Servicio pero ahora quedó sin trabajo. “No puedo salir de mi casa. Si me tomo un colectivo me ve y me mata. No duermo, no puedo vivir pensando que va a venir a matarme. Además, se que está por el barrio no tiene otro lugar a donde ir”, agregó.

"Si me tomo un colectivo y me ve, me mata"

Además de su bebé, tiene otros dos hijos de un matrimonio anterior. “Tengo miedo por todos nosotros. Puede hacer cualquier cosa contra los nenes, mi ex o contra mí”, contó.

golpeador

Desde la brutal golpiza no se supo nada más de Rodrigo Ibarrola Méndez. “Se puede haber ido a Paraguay de donde es si sabe que lo están buscando. O puede estar escondido esperando a ver cuándo me cruza. Yo sé que quiere matarme. Necesito que lo encuentren para vivir en paz”, dijo María.

Temas