El UFC 194 de Las Vegas cumplió con creces todas las expectativas planteadas, aunque la pelea estelar, la más esperada del año, sólo tuvo acción durante los ¡13 segundos! que el ahora ex campeón brasileño José Aldo duró parado frente al nuevo rey de peso pluma, el irlandés Conon McGregor.
Todo estaba dado para un combate de ensueño entre Aldo, el mejor peleador libra por libra de la UFC y McGregor, un verdadero showman que se encarga de brindar espectáculo cada vez que se suba al octágono.

Sin embargo, sucedió lo inesperado. Los peleadores no se habían acomodado todavía cuando Aldo intentó atacar a McGregor, que con un zurdazo en plena defensa conectó la mandíbula de su rival y ya no hubo nada que hacer, pese a que el irlandés también recibió un fuerte golpe en la misma acción. Todo en apenas pocos segundos.

Embed
Mareado, abombado y sin poder creer lo que acababa de pasar, el brasileño, que había perdido su última y única pelea como profesional en 2005 (fuera de la UFC), rompió en llanto mientras su rival festejaba alocadamente tras convertirse en el nuevo campeón de una de las categorías más disputadas de la organización.

McGregor.jpg
Y en la pelea co-estelar, como si fuera poco, también hubo otro sacudón, ya que Luke Rockhold le arrebató el invicto y el cinturón a Chris Weidman, quien terminó desfigurado tras los cuatro rounds que duró la contienda antes del nocaut técnico.

Weidman.jpg
Su primer rival como campeón ahora podría ser Yoel Romero, quien también este sábado venció al brasileño Souza por decisión dividida en una gran pelea que pudo ser para cualquiera.