La CGT Azopardo liderada por Hugo Moyano cruzó este jueves al presidente de la Cámara Argentina de Comercio, Carlos De la Vega, quien había considerado que exigir un 30% de aumento no contribuía a la paz social. Como respuesta, el líder gremial lo acusó de ser "responsable de la brutal remarcación de precios que hubo desde noviembre".
"Algunos empresarios, si tuvieran vergüenza, se tendrían que callar la boca. Es el caso del presidente de la Cámara Argentina de Comercio, responsable de la brutal remarcación de precios", advirtió esa central.

"De la Vega se anima a afirmar que sindicalistas que piden para sus trabajadores más de 30% de aumento salarial no contribuyen a la Paz Social", lamentó la CGT Azopardo, en alusión a las declaraciones formuladas por el dirigente empresarial.

Mediante un comunicado firmado por el secretario general, Hugo Moyano, y el de Derechos Humanos de esta central, Julio Piumato, advirtió que "llama la atención estas declaraciones viniendo de un dirigente empresario que permaneció callado durante todo el Gobierno de Cristina Kirchner sin preocuparse del aumento incesante de la pobreza (14 millones) o del hambre que hoy afecta a más de tres millones de compatriotas".

La CGT Azopardo reclamó a De la Vega que "deje de manejarse con esa codicia individualista de una rentabilidad abusiva" y que "piense que el país no se hace con especuladores como usted sino se hace con los millones de argentinos que trabajan y merecen vivir dignamente".

"Ahora luego de contribuir al disparo inflacionario con la remarcación salvaje de precios, cambia de traje y con un discurso falaz pretende enmascararse con el nuevo oficialismo y responsabilizar a las víctimas de sus tropelías empresarias, los trabajadores, de alterar la Paz Social por reclamar salarios que compensen dicho disparo inflacionario", planteó la central.

De la Vega había advertido que si los gremios piden en las próximas paritarias aumentos superiores al 30 por ciento "no contribuye a la paz social ni a bajar las expectativas inflacionarias".