La aerolínea cesó sus operaciones y, como consecuencia, unos 300 empleados quedarían en la calle. Las negociaciones pasaron a cuarto intermedio hasta el lunes, cuando se intentará buscar una solución al tema en el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Sol Líneas Aéreas cesó el viernes sus operaciones al aducir la empresa la existencia de una "inviabilidad económica que hace imposible su operatoria" a partir de la rescisión de un contrato de asistencia que tenía con Aerolíneas Argentinas, que el Gobierno definió como "un verdadero escándalo" por el cual la compañía de bandera le aseguraba un aporte equivalente a alrededor de un millón de pesos diarios.
Como consecuencia de la insostenibilidad comercial de la empresa fundada en el 2005 por la familia Angeli, propietaria del Grupo Transatlántica, unos 300 empleados podrían quedar en la calle, por lo cual se iniciaron negociaciones que pasaron a cuarto intermedio hasta el lunes en el Ministerio de Trabajo de la Nación, con el objetivo de buscar una solución al tema. Mientras tanto, los trabajadores acampan en Aeroparque en reclamo, con carteles de repudio en torno a la incertidumbre por su futuro laboral.
acampe.avi
Entre las alternativas que barajan los gremios se encuentran la posibilidad de ser absorbidos por Aerolíneas Argentinas y la chilena LAN, entre otras opciones.
El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, calificó como un "tremendo escándalo" el acuerdo que había firmado Aerolíneas Argentinas con Sol, por el cual la empresa de bandera le aseguraba 12,5 por ciento de rentabilidad equivalente a un millón de pesos diarios.
"Aerolíneas Argentinas con su bolsillo de payaso iba distribuyendo plata por ahí, con su mal uso de recursos", dijo el funcionario al explicar las razones de la rescisión del contrato. Dietrich subrayó que el convenio incluso, "era criticado por los gremios por lo inconveniente para Aerolíneas", firma que el año pasado "perdió por lo menos 5.200 millones de pesos" .
El titular de la cartera de Transporte puntualizó que pidieron tanto a Aerolíneas como a la empresa privada Lan que "le den prioridad a las personas para la búsqueda de pilotos" y aclaró que la "indicación que tiene Isela Costantini (actual presidente de Aerolíneas Argentinas) es hacer sustentable a Aerolíneas", firma que "tiene 13.000 empleados".
Sol comunicó durante la jornada del viernes que la decisión del cese de actividades "se ha generado como fruto de la rescisión del acuerdo de cooperación que fuera firmado con Aerolíneas Argentinas, lo que ha dejado a la empresa en una situación de inviabilidad económica que hace imposible su operatoria", en referencia al Acuerdo de Cooperación suscripto el 11 de agosto de 2015.
Ese acuerdo "había permitido a Sol incorporar socios estratégicos españoles y la llegada de tres nuevos aviones para potenciar su flota y otros tres más en los próximo meses", indicó la firma que desde 2012 tenía con Aerolíneas un sistema de código compartido en la emisión de pasajes y desde 2014 comenzó a volar determinadas rutas, con sus aviones, para la empresa de bandera.
Como parte del proceso de reestructuración de la firma, sus dueños vendieron el 49 por ciento de las acciones a la aerolínea española Air Nostrum, asociada con Iberia.
La nueva presidenta de Aerolíneas Argentina -la ex presidenta de la automotriz General Motors Argentina- encontró al asumir el cargo en los primeros días del mes con que el rojo de Sol con la empresa suma 40 millones de pesos, ante lo cual se enviaron cartas documento con intimaciones hasta que finalmente se resolvió la rescisión del acuerdo.
Tras el anuncio de la medida y las referencias del Gobierno a la reciente gestión en Aerolíneas, el ex presidente de la compañía Mariano Recalde afirmó que el acuerdo con la empresa Sol fue un "excelente negocio para Aerolíneas y para el país" y rechazó la afirmación de Dietrich respecto a que esa operación le hacía perder un millón de pesos diarios a la compañía estatal.
El ministro "comete un gran error, está mal asesorado o actúa de mala fe, ya que contabiliza los egresos del acuerdo de código compartido con Sol, pero no los ingresos de Aerolíneas, que superaban el millón de pesos mensuales", afirmó Recalde al aseverar que "las únicas que se benefician con la quiebra de Sol son las líneas privadas que vuelan en el país, por ejemplo Lan".
Por su parte, el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, también se lamentó hoy por el cierre al señalar que si bien entiende "las razones" esgrimidas por el gobierno nacional, "no se puede tener una mirada sólo desde Buenos Aires" para tomar una medida de este tipo que le hace "perder conectividad" a Rosario con otras ciudades argentinas y de países limítrofes, como Punta del Este.