El Gobierno anunció que enviará fuerzas federales a esa provincia para controlar las rutas y los barrios con altas tasas de delitos. En paralelo, la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, denunció que en su municipio están "para atrás" y Patricia Bullrich "retiró a la Gendarmería".
La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, informó que el Gobierno nacional enviará fuerzas federales a Córdoba para controlar las rutas y los barrios con altas tasas de delitos. La noticia se da en paralelo a la denuncia de la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, quien afirmó en declaraciones a los medios que la funcionaria retiró a 800 gendarmes de ese municipio.
Embed
Bullrich hizo el anuncio del envío de fuerzas federales a Córdoba -que serán unos 500, según medios locales-, tras reunirse con el ministro de Gobierno provincial, Juan Carlos Massei, y con el secretario de Seguridad Ciudadana, Diego Hak, en un encuentro del que también participó el secretario de Seguridad Interior, Gerardo Milman.
Embed
Los funcionarios acordaron efectuar una coordinación de tareas en las rutas nacionales que cruzan el territorio provincial, ya que éstas constituyen pasos de tránsito de diferentes delitos como el narcotráfico y la trata de personas".
"La idea es que las fuerzas federales lleven adelante el trabajo contra el narcotráfico y contra el crimen organizado, saturando el control en las rutas y trabajando también en las grandes ciudades, como Córdoba capital, en algunas cuestiones como el narcotráfico", indicó el ministro de Gobierno de Córdoba en una entrevista radial.
Embed
En tanto, Magario afirmó: "En La Matanza estamos para atrás y Bullrich retiró a la Gendarmería".

En tal sentido, detalló: "Teníamos 800 efectivos y fueron retirados".

"Lo que estamos viviendo no es comparable al 2001", enfatizó Magario en declaraciones radiales e insistió: "Estamos para atrás y nos ayudaría que haya fuerzas federales en La Matanza".