El delantero estaba listo para enfrentar al Atlético Paranaense por la séptima fecha del torneo brasileño. Pero no fue la noche que esperaba el ex Boca. Jonathan dejó el Morumbí entre lágrimas porque se enteró que su mejor amigo murió en un accidente de motos.
Calleri estaba confirmado entre los 11, pero al recibir el llamado de su familia, no dudó en hablar con el DT argentino, Edgardo Bauza. La decisión fue que el delantero dejara la concentración y tomara el primer vuelo rumbo a Buenos Aires.

Embed

Visitando un extranjero... Que bueno verte bien y feliz, amigo!

Una foto publicada por Sebastian vladisauskas (@seba.vladi) el

Como si fuera poco, el San Pablo, que ganaba 1-0 gracias al tanto de Maicon, cayó por 2-1 y se alejó de la cima de la tabla de posiciones.