El informe Chilcot, que analizó durante siete años la participación en la Guerra del Golfo, señala que la ocupación no era el "último recurso". El ex diplomático afirmó que no estaba justificada la presencia de armas de destrucción masiva.
John Chilcot analizó durante siete años la participación de Reino Unido en la guerra contra Saddam Hussein y este miércoles dio a conocer su informe, que revela que el gobierno británico eligió unirse a la invasión antes de haber agotado las "opciones pacíficas de desarme".

Una invasión armada no era el "último recurso" disponible, agregó Chilcot al presentar las conclusiones de la investigación. Asimismo consideró que fue "innecesaria".

El ex diplomático también dijo que los análisis sobre si Irak poseía armas de destrucción masiva "fueron presentados con una certeza que no estaba justificada".

El informe, de más de 12 millones de palabras, se publica este miércoles, siete años después que el entonces primer ministro laborista, Gordon Brown, encargase una investigación sobre el controvertido papel de Reino Unido en la coalición liderada por Estados Unidos que derrocó a Saddam Hussein.

"El reporte sugiere que el gobierno falló, que la comunidad de inteligencia falló, que los militares fallaron y que Tony Blair condujo su gobierno de forma tal que las posibles y probables consecuencias de una acción militar en Irak nunca fueran debidamente consideradas", resumió la editora de política de la BBC, Laura Kuenssberg.

"Pero la investigación sólo responde parcialmente a algunas de las preguntas que se han hecho con más frecuencia, como la legalidad de la guerra", agregó.