Cari vive en el barrio de Natick, Massachusetts, hace nada menos que 23 años. Ella crió a su familia antes de separarse de su esposo hace una década. Hace cuatro años se mudó a su hogar Lauri, su esposa de 52 años, e inmediatamente el barrio le dio la bienvenida.
Sea como sea, la pareja volvió de sus vacaciones y encontró con que habían no solo robado su bandera del orgullo gay, sino que además le habían tirado huevos a su hogar.

Después de haber denunciado el incidente ante las autoridades visitó a algunos de sus vecinos para ver si sabían algo. "El resultado fue milagroso", dijo Cari.

Embed
Docenas de banderas con el arcoíris, que son entregadas de manera gratuita, fueron pedidas a Rainbow Peace Flag Project y poco a poco empezaron a aparecer en los porches, ventanas y puertas de los vecinos de Cari y Lauri.

"Supe durante 23 años cuán genial es la gente que vive acá y si hoy manejas por el barrio Natick verás 40 banderas colgadas en solidaridad", escribió Cari en su cuenta de Facebook según informa The Boston Globe.