Celina aseguró que los organizadores le anunciaron que al evento en el que un joven murió de un disparo iban a ir "entre 100 y 150 personas". Aclaró que el fallecimiento ocurrió fuera del predio y que la policía intentó controlar los desmanes
La dueña de la quinta de la localidad bonaerense de Moreno donde se realizó una fiesta clandestina que terminó con una persona muerta y catorce heridas denunció haber sido "engañada" y dijo que fue ella la que llamó a la Policía cuando "se descalabró todo" en el evento.
"Me dijeron que iban a venir entre 100 y 150 personas", sostuvo Celina, quien aclaró que dentro de su quinta "no murió nadie" y que los efectivos policiales tiraron balas de goma dentro del predio para dispersar a los asistentes.
Embed

En diálogo con Radio 10, la mujer dijo que "había como cuatro patrulleros" y que les pidió a los policías que sacaran a la gente de la quinta.

"Me han traicionado los chicos", se quejó y dijo que ella dejó constancia en el libro de actas que haría pedido que no lo difundan por internet, información que se habría llevado el fiscal.

"Pueden haber vendido alguna bebida, pero la mayoría no tenía ni para comprar. Por eso trajeron su bebida". "No trajeron cajones, yo lo que vi acá era vino común", agregó.

Según la jubilada, "no se cobró entrada, eran 40 pesos por el colectivo o no sé qué cosa".

"Yo llamé a la policía para que los venga a sacar y no quisieron salir, y ahí hubo como 20 o 25 tiros de balas de goma. Suerte que no me pegaron a mi, porque estuve entre los chicos", explicó.

Embed
En la fiesta "Proyecto XXX" falleció Matías Nicolás Rivero, un joven de 19 años. En diálogo con Radio 10, el papá afirmó que su hijo era "un pibe trabajador", que actualmente era empleado de una fábrica.
Embed
El papá del joven, que falleció en la fiesta a la que había ido con su novia y su primo, señaló: "Dicen que mi hijo era miembro de una banda. Nada que ver, era un pibe trabajador. Estaba empleado en una fábrica".

"Nicolás vivía conmigo. Me dijo que iba a una fiesta de la primavera. Una fiesta normal", contó el hombre que vive en Moreno y tiene otros dos hijos. Además, afirmó: "Siempre hablamos del tema de drogas. Desde chico yo siempre le enseñé que eso te lleva a la muerte".

"Pasó un pibe con una moto, empezó a tirar tiros y uno le pegó a él. Él no tenía un arma, ni yo tengo", dijo y detalló que "el lugar donde se hacía la fiesta es cerca" de su casa.