Un violador, que fue beneficiado con la libertad condicional, volvió a ser detenido acusado a atacar a cuatro mujeres en La Plata.
Un hombre, que había sido condenado a siete años de prisión por un abuso sexual, fue beneficiado con la libertad condicional a principios de abril por la Justicia platense y volvió a ser detenido acusado de golpear, robar e intentar violar a una joven de 22 años.

Se trata de un hombre que salió de la cárcel de Gorina el 3 de abril pasado, luego de que la Sala Cuarta de la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal resolviera darle la libertad condicional.

Embed
El recluso purgaba una pena por abuso sexual con acceso carnal desde mayo de 2013 y estaba a disposición del Juzgado de Ejecución Nº 1 de La Plata, de Claudia Marengo.

El martes por la noche fue detenido en una casilla ubicada en 183 entre 36 y 37, donde aparentemente vivía. Antes de que llegara la policía, los vecinos se juntaron para lincharlo. "Intentaron prender fuego la vivienda con el ex convicto adentro", comentó un jefe policial.

Según denunció una joven, el hombre la redujo en la calle y la llevó hasta un descampado donde, en un intento de violación, le provocó heridas con una navaja en todo el cuerpo. La víctima pudo zafarse y escapó corriendo hasta que logró pedirle ayuda a una vecina.

La preocupación hizo que la gente del barrio empapelara con afiches la zona para prevenir a posibles víctimas y hasta pegaron la foto del presunto violador.

El hecho hace recordar al trágico caso de Micaela García, la joven violada y asesinada en Entre Ríos cuyo principal sospechoso del crimen, Sebastián Wagner, salió en libertad condicional gracias al juez Carlos Rossi, a pesar de que el informe penitenciario no recomendaba que se le aplicara ese beneficio.