Encubrimiento, amenazas y odio racial: ordenan detener a seis policías por el asesinato de Lucas González

El juez ordenó el arresto de dos comisarios, un subcomisario y tres agentes. "A estos villeritos, hay que darle un tiro en la cabeza a cada uno", les dijeron.

El juez Martín Del Viso ordenó la detención de seis efectivos de la policía de la Ciudad, entre ellos dos comisarios y un subcomisario por el supuesto encubrimiento del asesinato del joven futbolista Lucas Gonzalez. También se los acusa de “amenazas y odio racial”. Se suman así a los otros tres detenidos por el homicidio y la tentativa de homicidio de los amigos de Lucas.

“A estos villeritos, hay que darle un tiro en la cabeza a cada uno. Donde tenés la falopa, donde está el arma con la que mataste a tu amigo”, fue una de las frases intimidatorias del personal policial a los amigos de Lucas que inicialmente habían sido detenidos, según revelaron fuentes de la investigación.

En tanto, el juez ordenó la reconstrucción de los hechos, de acuerdo a un pedido de la familia de Lucas, representada por el abogado Gregorio Dalbón. La medida se llevaría a cabo el miércoles próximo en el lugar y horario del hecho, según confirmaron fuentes de la investigación.

El fiscal consideró que los seis policías “alteraron los rastros y pruebas” del delito que cometieron Juan José Nieva, Fabian Andrés López y Gabriel Alejandro Issasi, los tres acusados por el homicidio.

Los seis nuevos pedidos de detención habían sido requeridos ayer por el fiscal Leonel Gomez Barbella. La calificación jurídica provisoria que se les atribuye sería la de “falsedad ideológica; privación ilegal de la libertad agravada por abuso funcional; encubrimiento agravado por la condición de funcionario público y por ser el delito precedente especialmente grave; amenazas y odio racial”.

Concretamente, el fiscal les atribuyó “haber hecho insertar datos falsos en las actuaciones labradas por personal de la División Intervenciones Judiciales la Policía Federal Argentina y en la nota inicial confeccionada el 18/11/21 por el Juzgado Nacional de Menores Nº 4”, en el marco del procedimiento que culminó con el homicidio agravado de Lucas González y la tentativa de homicidio de sus tres amigos, el día 17 de noviembre de 2021, alrededor de las 9:30 horas.

A los amigos de Lucas también los privaron de su libertad, y esa conducta también se les atribuye a los policías imputados.

El fiscal consideró que los seis policías “alteraron los rastros y pruebas” del delito que cometieron Juan José Nieva, Fabian Andrés López y Gabriel Alejandro Issasi, los tres acusados por el homicidio.

Según las fuentes consultadas, los nuevos imputados habrían intentado “fingir y hacer parecer que se había tratado de un enfrentamiento y colocando un arma de utilería “plantada” en el interior del rodado Volkswagen, modelo Suran, en el que se transportaban los jóvenes.

A raíz de la “falsa versión aportada por los policías” que ahora quedarán detenidos, dos de los adolescentes “permanecieron esposados, tirados en la cinta asfáltica en calidad de detenidos, otorgándoles un trato como personas imputadas de haber cometido un grave delito, a la vez que permanecieron entre las 10:00 y las 20:00 horas aproximadamente, privados ilegìtimamente de su libertad dentro de un patrullero y derivados al Instituto de Menores Inchausti, mientras que el tercero se presentó junto a su madre, horas después en la Comisaría 4D de la Policía de la Ciudad donde se lo detuvo ilegítimamente, también acusado de un grave delito a raíz de un procedimiento absolutamente falaz”.

La detención de los seis policías fue ordenada tras el pedido de la fiscalía que argumentó riesgos procesales.

“La participación de varios agentes policiales de esta Ciudad merece en el caso una especial atención por parte de la justicia, no solo por el hecho de que sean los funcionarios a cargo de la prevención los involucrados, sino porque dicha circunstancia también permite inferir que los nombrados cuenten con mayores elementos para intentar entorpecer el correcto desarrollo del proceso y facilidades para mantenerse ocultos”, deslizaron las fuentes sobre los fundamentos de la detención.

Dejá tu comentario