Nada mejor para quemar grasas que un picado con los amigos

AP
Por AP

  • A la hora de ponerse en forma muchos optan por ir al gimnasio y/o salir a correr. Sin embargo, quemar grasas puede ser mucho más sencillo y divertido.
  • Es que un nuevo estudio asegura que jugar al fútbol con los amigos da mejores resultados que correr o trotar de manera continua.

Al final, correr no es tan bueno como se piensa. No, al menos, si se compara el trote con un picadito entre amigos, ya que se descubrió que jugar al fútbol permite quemar más grasas y sacar más músculo que una corrida liviana. Así lo afirma un nuevo estudio.

Científicos daneses que observaron a 37 hombres comprobaron además que quienes juegan al fútbol se cansan menos que quienes trotan porque disfrutan más el ejercicio. ''Esta es una buena noticia para quienes prefieren jugar al fútbol con sus amigos'', declaró el doctor Gary O'Donovan, especialista en medicina deportiva de la Universidad de Exeter.

Para medir el esfuerzo de los individuos que participaron en la investigación, los médicos les colocaron monitores cardíacos en el pecho y compararon muestras de sangre y de tejido muscular tomadas antes y después de los partidos o el trote. Los investigadores seleccionaron hombres de entre 31 y 33 años, con estados de salud similares, y los separaron en tres grupos: los jugadores de fútbol, los que trotan y los que no hacen nada.

Tres veces por semana los futbolistas y trotadores participantes en el estudio hicieron sesiones de una hora. Al cabo de 12 semanas, los futbolistas habían perdido un 3,7 por ciento de su masa grasosa y los trotadores un 2 por ciento. La masa muscular de los futbolistas aumentó en casi dos kilos, mientras que no se percibió cambio alguno notable en la de los trotadores.


   La idea de divertirse y beneficiar al equipo supera al cansancio y al dolor muscular cuando se juega al fútbol.


Tampoco hubo cambios relevantes en la grasa y la masa muscular de los que no hicieron nada. ''Por más de que los que jugaron al fútbol no estaban entrenados, hubo momentos de tanta intensidad en los partidos en que sus sistemas cardiovasculares fueron exprimidos al máximo, como si fuesen profesionales'', expresó el doctor Peter Krustrup, director del departamento de ejercicios y ciencias del deporte de la Universidad de Copenhague, que dirigió el estudio.



Jugadores de fútbol y trotadores tuvieron el mismo ritmo cardíaco, pero los futbolistas realizaron un mejor ejercicio por los momentos de gran intensidad que se producen en un partido.




Krustrup y sus colegas comprobaron que hay momentos en los partidos en los que el corazón bombea a un 90 por ciento de su capacidad. En los trotadores, jamás se registró ese nivel. "Se acabó la discusión acerca de si una actividad intensa es más efectiva que una actividad liviana'', afirmó O'Donovan.



Agregó, no obstante, que las personas sedentarias no deben someter sus cuerpos a sesiones intensas de ejercicio de entrada, sino que deben hacer ejercicios livianos al comienzo y preparar sus cuerpos para esfuerzos mayores. Los trotadores decían que sus corridas eran agotadoras. Pero los futbolistas no se quejaban tanto del esfuerzo.



''Los futbolistas se divertían más, pensaban en anotar goles y en beneficiar al equipo, no pensaban tanto en la fatiga y el dolor muscular'', dijo Krustrup.

Dejá tu comentario