EVA DUARTE Y JUAN DOMINGO PERÓN

16 de febrero de 2007

*La pareja más relevante de la historia Argentina.
*Amor, pasión, celos y política.

Eva Duarte y Juan Perón, la gran pareja del fascismo de América Latina, consiguieron encandilar a su pueblo, sobre todo gracias a ella, que lucho ardientemente por sus «descamisados». Para ellos fue una santa, un ejemplo a seguir…


 


La Fundación Eva Perón distribuyo ingentes cantidades de utensilios de cocina, ropa, calzado y otros artículos de primera necesidad. Evita también se cuidaba y gustaba de vestir lujosamente.


 


Paradójicamente, la ostentación, lejos de enemistarla con su pueblo, reforzó el prestigio de Nuestra señora de los inocentes, como la llamaban.


 


Mientras tanto, su marido se dedico a tapar los agujeros de la política más bien que mal: «Una casa cada ocho minutos y medio», fue la consigna de su programa de viviendas sociales. Perón fue en principio un gobernante paternalista fascinado por Mussolini que poco a poco endureció su política.


 


Eva Perón fue una trabajadora incansable, a diferencia de Juan que era mucho más flemático.


 


Desde su trabajo en la Secretaria de Trabajo y Previsión consiguió logros como que en septiembre de 1947 se aprobara la ley sobre los derechos cívicos de la mujer y que se promulgara  la ley que otorgaba el voto a las mujeres argentinas.


 


La relación entre Eva y Juan era totalmente sincera. Cada uno era para el otro el sol… Literalmente. Perón llego hasta a sentir celos de la popularidad de Evita, pero ella, dechado de perfecciones, desapareció del punto de mira para templar sus celos…


 


Una pareja complementaria


 


Juan Perón y Evita se conocieron en 1944 cuando hubo un terrible terremoto en San Juan y murieron miles de personas.


 


El político, secretario de Trabajo y Previsión, se desplazo a la ciudad en representación del gobierno. Eva Duarte, que era una afamada actriz de radio y estaba intentando abrirse camino como actriz de cine, acudió a la ciudad, como otros muchos artistas, para recaudar fondos.


 


Eva y Perón se convirtieron en amantes, algo que no estaba excesivamente mal visto ya que el era viudo. A medida  que fue creciendo su influencia sobre el, sin embargo, hubo que legalizar su situación para calmar a los elementos mas críticos.


 


Se casaron el 22 de octubre de 1945. Realizaron juntos la campaña de el para las elecciones presidenciales en junio de 1946. A principios de 1950, Evita empezó a padecer los primeros síntomas de cáncer, pero no desfalleció. Ayudo a su marido a preparar la campaña presidencial. El 22 de agosto de 1951, un millón de personas enfervorizadas exigieron que ocupara la vicepresidencia. Ella ya estaba muy debilitada y su marido la obligo a renunciar.


 


Consciente de que su fin se acercaba, leyó un mensaje, que parecía un testamento a su pueblo: «Me gustaría que se dijera de mi: junto a Perón había una mujer que se dedico a transmitirle las esperanzas del pueblo. De esta mujer solo se sabe que el pueblo la llamaba como amor Evita».


 


Fragmentos del libro "99 amores de la historia" de Alicia Misrahi.
Gentileza Editorial Sudamericana.