Con sabor a triunfo

Japón y Canadá  empataron 12-12 en un emotivo partido disputado en el estadio Chaban Delmas de Burdeos, correspondiente a la Zona B de la RWC 2007.

Ambos equipos llegaban después de perder sus tres partidos anteriores y esa presión extra los empujó desde el primer minuto a buscar la victoria que dejará marca en esta RWC 2007. Canadá dominó la pelota durante los primeros 10 minutos y probó sumar fases de ataque para luego liberar el juego con los backs, pero no pudo reflejarlo en el marcador que quedó en cero.

La defensa de Japón supo frenar los embates y se organizó bien. En la primera pelota que tuvo para lastimar a Canadá, el wing Kosuke Endo rompió un tackle, amagó, desbordó y anotó el try que puso a su equipo 5-0.

A partir de ese momento el equipo capitaneado por Takuro Miuchi consiguió más calma y basó su juego en una buena defensa, hermética y agresiva. El primer tiempo fue de desgaste físico para los packs. Canadá trató de desgastar por el lado de los forwards y eligieron el eje profundo para percutir pero se encontraron con recios tackles.

Japón estratégico

El segundo tiempo mostró a un equipo canadiense que salió con ímpetu y siguió insistiendo con los delanteros. La puerta del ingoal se abrió después de progresar con un maul que Japón no supo frenar y con un try del hooker Pat Riordan consiguió el 5-5 en el tanteador.

La defensa heroica de Japón se reflejaba en números. A los 55 minutos los nipones sumaban 93 tackles contra 31 de Canadá, producto del 64 por ciento de posesión de la pelota por parte de los americanos.

Canadá no abandonó sus armas tradicionales de ataque y permaneció dominando con los forwards metro a metro. Pero fue recién en el minuto 65 que un penal jugado con astucia por Morgan Williams le puso la pelota en las manos a Dth van der Merwe. El wing solo tuvo que dejarse caer en el ingoal para anotar el segundo try de Canadá y consiguió la ventaja de 12-5.

El partido ganó en emotividad y los dos equipos le regalaron a los espectadores un final de película de suspenso. La pasión de Japón buscando desesperadamente romper con una racha de 13 partidos sin ganar en la historia de RWC, los empujó en tiempo de descuento a conseguir el try de Christian Loamanu.

El reloj se detuvo y la tensión se apoderó de Burdeos. Shotaro Onishi apuntó desde una posición esquinada, acertó y los nipones cerraron un empate histórico en 12 puntos que tuvo sabor a triunfo. 


 


 


Fuente: rugbyworldcup

Dejá tu comentario