Los Pumas son pura confianza

El buen ambiente reina en el equipo de Argentina de rugby, que se siente preparado físicamente a cinco días del partido inaugural de la Copa del Mundo contra el XV de Francia, a pesar del alto precio que pagaron en los partidos de preparación con las lesiones.

"El ambiente es positivo. Tenemos muchos lesionados, pero dejamos eso a un lado. Comenzaremos el 7 (septiembre) con el equipo que tenemos", declaró el capitán Agustín Pichot en la primera rueda de prensa de Los Pumas.

Martín Gaitán (enfermedad cardiaca) y José María Núñez Piossek (aductores) tuvieron que ser suitituidos por Hernán Senillosa y Federico Martín Aramburu, y Gonzalo Longo (muslo izquierdo) es baja para el partido contra Francia, el viernes.

Los dos encuentros contra País de Gales (derrota 27-20) y una selección belga (victoria 36-8) costaron caro a los  Pumas, que no tuvieron una actuación convincente en el campo.

"Son solamente partidos de preparación", tranquiliza el pilar Rodrigo Roncero. "No jugamos bien contra País de Gales y Bélgica, pero era sobre todo importante para el entrenador, que pudo ver a los jugadores y ver cómo jugaba el equipo. Pero lo más importante, es que estamos muy bien físicamente, presentes en el combate".
  
"Nos hemos preparado como nunca", añade el hooker Mario Ledesma. "Hemos trabajado de manera diferente a nuestra costumbre. El preparador físico en Pensacola (en Florida, donde los Pumas pasaron 15 días a comienzos de julio) nos dijo que vamos a explotar el 7 de septiembre. Espero que tenga razón".

Roncero está convencido de ello. "Estamos listos para el viernes", asegura. "Todo lo que hemos hecho estos dos últimos meses, es únicamente para este partido contra Francia".

Después de sus quince días de trabajo físico en Florida, los Pumas se centraron en la técnica durante un mes en la periferia de Buenos Aires.

Una ganga para un equipo que se queja regularmente de no contar con mucho tiempo para trabajar, al no participar en el Torneo de las Seis Naciones o en el Tres Naciones, aunque eso no sea suficiente para revolucionar el juego del equipo.

"Trabajamos más combinaciones que habitualmente, pero la fuerza de Argentina está en su ataque", valora el wing Lucas Borges.

De aquí al viernes, el trabajo se centrará en "los detalles", afirma Roncero. No será en el campo de entrenamiento previsto en Soissy-sous-Montmorency, con muchos montículos.

"No es un capricho del equipo", asegura el entrenador de los Pumas, José Luis Rolandi. "El director general del Torneo vino y nos dio la razón. Era un riesgo para los jugadores".

Aquellos que juegan en el Top 14 sólo piensan en el partido contra su país de adopción. "Llega muy pronto", sonríe el pilar del Stade Toulousain Omar Hasan. "Recuerdo que en Toulouse hace seis meses, todo el mundo me preguntaba qué pensaba de este partido. Hoy sólo estamos a unos días. Es increíble. ¡Tenemos mucha suerte!".

Dejá tu comentario