Así fueron las últimas horas de Teresita, la turista que murió en un arroyo de Bariloche

Sociedad

Desapareció del camping en el que pernoctaba el jueves pasado y no volvió a retirar sus pertenencias a pesar de que tenía vuelo de regreso para ese mismo día.

Horas atrás fue identificado el cadáver hallado en el arroyo Goye, en San Carlos de Bariloche, como el de una joven turista platense que acompaña en la zona de Colonia Suiza y cuyo paradero se desconocía desde el jueves último.

Según informan medios locales, Teresita, oriunda de La Plata y de 25 años, estaba sola en el camping Hueney Ruca desde el lunes 29 de marzo, y el jueves última debía emprender el viaje de retorno a través de un vuelo que la llevaría primero a Buenos Aires.

Al mediodía de ese día, desarmó su carpa y preparó la mochila con sus pertenencias, ya que por la tarde debía ir al aeropuerto barilochense para iniciar el retorno después de unas breves vacaciones en solitario.

Como todavía le quedaban varias horas, decidió dar un paseo por la zona y para ello dejó en custodia sus cosas en la administración del camping, de manera de andar liviana por la zona boscosa de Colonia Suiza. Sin embargo, nunca volvió a recuperarlas.

"Cuando cayó la noche y no volvió, nos entramos a preocupar. Hice varios llamados a su celular que teníamos anotado en la planilla pero daba apagado", relató el administrador del camping, quien también se comunicó con el destacamento policial de Colonia Suiza pero le respondieron que "para hacer la averiguación de paradero, había que dejar pasar 24 horas".

En declaraciones al diario Río Negro, el hombre relató que el viernes "fui temprano y dejé los datos; manifestamos nuestra preocupación porque había dejado su equipaje y no había vuelto. También llamamos a la gente del Club Andino para que chequee si había ido a la montaña pero lo cierto es que había salido sin equipo", agregó.

Pasado el mediodía del viernes, el cuerpo de una mujer fue hallado en el arroyo Goye, y en su riñonera estaban el celular y su documentación: era Teresita, desaparecida 24 horas antes.

La principal hipótesis es que, mientras daba su paseo, la joven habría caído del precario puente que cruza el arroyo, desde una altura de 15 metros, impactando con las piedras; golpe que ni siquiera fue amortiguado por el agua, ya que el curso de agua está muy bajo debido a la escasez de lluvias que atraviesa la región.