Usted, ¿no tiene un poco más de miedo?


Mientras se discute el destino que va a tener la Policía durante la futura gestión de Mauricio Macri, se advierte con cierta inquietud que el descontrol es el sello fatal de los últimos días.


 


Tiroteos fáciles, muertos (hace minutos nada más murió un comerciante de Once, víctima de un asalto), decenas de heridos (en el caso del restaurante Domani, por ejemplo), alrededor de trescientos arrebatos solo en el microcentro, decenas de autos robados por día, motochorros y  salideras bancarias están a la orden del día.


 


Esto no es nuevo, pero, curiosamente, se percibe que a partir de la discusión acerca del destino que va a tener la Policía,  la actividad de los delincuentes ha crecido en intensidad y peligrosidad.


 


La Policía , como institución, no ve con buenos ojos depender del Gobierno de la Ciudad, ya que prefiere seguir siendo un brazo del Poder Ejecutivo Nacional. Mientras tanto, no se advierten por el momento señales claras de cómo se va a operar el traspaso de la fuerza, en el caso de que esto ocurriera (ni se sabe a ciencia cierta tampoco quien va ser el responsable de la seguridad en la Ciudad de Buenos Aires).


 


La sensación de inseguridad cotidiana que perciben los porteños no tiene respuesta, ya que los que se van no están haciendo nada, y los que vienen, tampoco.


 


Las discusiones institucionales deben resolverse en un ámbito superior y no dirimirse en la calle y a los tiros y con víctimas inocentes.


 


Sería interesante que el Ministro del Interior, responsable directo de la Policía Federal por un lado, y el Jefe de Gobierno electo, por el otro, dieran señales de que cualquiera sea la decisión que se tomará en torno al destino de la Policía, nada alterará el normal funcionamiento (insuficiente por otro lado) de los mecanismos de protección a los bienes y personas en la Ciudad.


 


Si alguien cree que esta sensación de inseguridad creciente es exagerada, hágalo saber a través de su opinión.


 


Si, en cambio, Usted coincide con mi percepción, también.


 


Yo estoy con un poquito más de miedo que el mes pasado. ¿Y usted?


 


 

Dejá tu comentario