Que un libro medieval se convirtiera en un hit de ventas en México en pleno siglo XXI hizo que los libreros se rascaran la cabeza. Encontraron la razón en YouTube: había sido recomendado por Fátima Orózco, una joven de cabellera púrpura y la primera booktuber del país.
Los booktubers, jóvenes que comenzaron narrando sus críticas literarias frente a un rudimentario celular en la mano y en la intimidad de sus habitaciones, se propagaron de tal manera en México que unos 700 se dieron cita esta semana en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, la más grande de habla hispana.

youtube" id="1224678-523899638_wrap" onmousedown="return false;">
fatima Orózco
En diciembre de 2013, Orózco subió en Las Palabras de Fa, su canal de YouTube, la recomendación de "El Conde Lucanor", un libro de cuentos escrito entre 1330 y 1335 por el autor español Juan Manuel, que de buenas a primeras se agotó en las librerías. Fa grabó la reseña de "El Conde Lucanor" en una biblioteca en la que casualmente encontró el libro.

Don Juan Manuel crea, "sin saberlo, la primera historia no lineal", un "mundo paralelo", algo "¡muy fuerte!" para un hombre nacido en 1282, dice manoteando ante la cámara a sus más de 266.000 seguidores.

Una de las asiduas a Las Palabras de Fa es Clara Cuevas, una universitaria de 19 años que hace un año abrió Letras Claras, su propio canal.

clara cuevas
Esta chica, de grandes ojos negros y que acompaña su discurso con una enfática expresión corporal, dice haber incursionado en esta modalidad porque los booktubers que seguía no comentaban las lecturas que ella prefiere.

"Terminando de leer un libro quería hablarlo con alguien, pero no había alguien. A mi mamá y mi familia no les gusta lo que me gusta leer a mí", dijo Clara a la AFP, mientras toma un café entre el bullicio de la feria.

La chica decidió entonces encerrarse en su recámara con su computadora y publicar sus propias cápsulas literarias. Ahora su canal tiene casi 22.000 suscriptores que cada 15 días reciben sus videos.

"Un booktuber es un lector joven recomendándole a otros lectores", dice de manera directa la joven estudiante de Comunicación Audiovisual de la privada Universidad Panamericana de Guadalajara.

Esplendor total

Estos chicos, muchos sin formación en letras, abordan de manera desenfadada todo tipo de obras literarias, ajenos a la incomodidad que han generado entre intelectuales.

Este fenómeno nació tres años atrás en Estados Unidos, donde se estableció con más fuerza, expandiéndose en varios países.

Entre las naciones de habla hispana con más booktubers están en España, México y Argentina.

Para algunos críticos literarios formales, el booktuber es simplemente una nueva versión del clásico boca-a-boca de café.

Sin embargo, estos jóvenes acapararon la atención de las editoriales que ven un fuerte impacto en las ventas de los libros que recomiendan.

Se convirtieron "en una herramienta de promoción de la lectura, es una recomendación tan desinteresada que por eso tiene tanta verosimilitud ante jóvenes", comentó a la AFP Modesta García Roa, editora de Grupo Planeta. Las editoriales siguen a los booktubers con interés para que promuevan sus novedades.

No son críticos literarios, pero "cumplen una función prescriptiva", señala García Roa, una editora encargada de la literatura juvenil en Planeta México, un mercado en "su esplendor total".

Aunque las editoriales los buscan para regalarles los libros esperando que los lean y los recomienden, los booktubers se dan el lujo de rechazar lo que no les interesa.

Mis lectores favoritos

Aún así, hay varias marcas que empezaron a anunciarse en sus canales dejándoles una remuneración, admite Clara, que ahora graba sus reseñas en un estudio de su universidad y tiene un equipo de dos compañeros que la ayudan.

Estos chicos empezaron incluso a relacionarse a través de las redes con los escritores del libro que recomiendan.

"Las redes sociales acercaron a los escritores con los lectores, y no al revés" porque los lectores siempre escribieron cerca de sus autores al comprar sus libros, dice por su parte Rodolfo Naró, autor de "Cállate Niña" (2011), un texto recomendado en YouTube por Clara Cuevas.

La realidad ha cambiado, "somos nosotros los que tenemos lectores favoritos, que pueden ser los booktubers, que puede ser un lector común y corriente, habitual, casi siempre joven", señala este activo escritor en redes sociales.

Clara dice que aún no se anima a escribir, pero Raiza Revelles, otra booktuber que ha sido pionera de la norteña ciudad de Monterrey, presentará esta semana en Guadalajara su primera novela editada por Planeta, que a decir de su editora, tiene buena trama y técnica.