Dirigentes encolumnados detrás de Marcelo Tinelli y de Luis Segura, los dos candidatos a presidente de AFA, están reunidos en la esperada y dilatada reunión para avanzar en la organización de las nuevas elecciones después del fallido acto del jueves en el predio de Ezeiza, donde la votación fue cancelada por registrarse más sufragios que electores (76 entre 75 asambleístas).
Al encuentro, en un restaurante de la avenida Figueroa Alcorta y San Martín de Tours, llegaron pasadas las 10.10 los titulares de San Lorenzo y River Plate, Matías Lammens y Rodolfo D'Onofrio, delegados por Tinelli, y el de Racing, Víctor Blanco, de parte de Segura. Más tarde arribó también Daniel Angelici, presidente reelecto de Boca.

El cónclave, envuelto en un clima de acusaciones cruzadas de soborno, sufrió ya dos cancelaciones, ya que debió realizarse el viernes y luego el sábado.

De su resultado dependerá la posibilidad de que el Comité Ejecutivo de AFA sesione el próximo miércoles para fijar la fecha del nuevo acto, que a priori se trataría de un tema espinoso en función de los intereses de cada sector.

Segura anticipó que el oficialismo pretende que la nueva votación sea "lo antes posible",
por lo que propondrán que se realice entre el miércoles 16 y el viernes 18. Pero esas fechas, no convencen en el grupo de Tinelli debido a que se perdería el voto de River Plate -aliado del grupo opositor- porque tanto el presidente D'Onofrio como el vice primero Jorge Brito estarán en Japón con motivo de la participación del equipo millonario en el Mundial de Clubes de la FIFA.

La contrapropuesta será que la nueva Asamblea Extraordinaria se realice después de Navidad y antes de fin de año para garantizar así el caudal del 75 sufragios.

Otro de los puntos áridos para trabajar será la metodología de la votación. El segurismo insistirá con hacerlo mediante el voto electrónico, mientras que el otro sector se mantendrá en la postura de sufragar de modo secreto en el cuarto oscuro, como estipula el Estatuto de la AFA.

Un tercer ítem de discordia podría ser la composición de la Asamblea, dado que para la nueva fecha que se disponga, algunos clubes habrán celebrado sus elecciones internas y ello podría cambiar la designación del asambleístas y el voto. Tales los casos de Boca, Lanús (domingo 13) y Argentinos Juniors (sábado 19).

De todos modos, el oficialismo acudirá a la negociación con la firme postura de que los 75 representantes se mantengan al margen de los comicios de cada institución, puesto que la Asamblea Extraordinaria del jueves pasado pasó a cuarto intermedio y el plazo legal para retomar la sesión dura unos 30 días.

Tampoco aceptará la intención de Tinelli para que cada asambleísta deposite su voto en la urna con el mandato de su respectiva Comisión Directiva, dado que consideran imposible que se reúnan todas en un período de tiempo tan estrecho.

Lo que ya no estará en agenda será la posibilidad de armar una lista única, como deslizó Segura el jueves inmediatamente después del insólito comicio. Y tampoco la aceptación de un tercer aspirante, por lo que el presidente de AFA para el mandato que termina el 25 de octubre de 2019 deberá decidirse entre el actual titular interino y el reconocido empresario televisivo.