Los mandatarios se comprometieron a transitar de manera conjunta hacia una economía baja en carbono. El proyecto fue celebrado por organizaciones ecologistas como Greenpeace.
Casi 200 países, tanto desarrollados como en vías de desarollo, suscribieron este sábado a un acuerdo para luchar contra el cambio climático en lo que fue considerado un evento histórico durante la Cumbre del Clima en París, Francia.

El acuerdo fue firmado por representantes de 195 países que se comprometieron a transitar de manera conjunta hacia una economía baja en carbono con la intención de "mantener la temperatura media mundial muy por debajo de dos grados centígrados respecto a los niveles preindustriales".

Para ello, los países participantes se comprometieron a realizar "todos los esfuerzos necesarios" para que no rebase los 1,5 grados y evitar así "los impactos más catastróficos del cambio climático".

La histórica resolución es el producto de 21 años de cumbres del clima y 12 meses de negociaciones entre dirigentes de Estado. A partir del acuerdo, cada país deberá rendir cuentas sobre su cumplimiento y renovará su contribución al alza cada 5 años.

"Este es el acuerdo más complejo que se ha negociado nunca", reconoció el secretario de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, junto a su par de la convención de cambio climático de la ONU, Christiana Figueres.

El acuerdo por el cambio climático busca reducir la contaminación producto de la utilización de combustibles fósiles.

"La rueda del clima gira lentamente, pero en París ha girado. Este acuerdo deja a la industria de los combustibles fósiles del lado equivocado de la historia", expresó con satisfacción Kumi Naidoo, director de Greenpeace.